KNIGHTS OF BLOOD – El lado oculto

0

KNIGHTS OF BLOOD – EL LADO OCULTO

DUQUE PRODUCCIONES

5/10

El 14 de febrero salía a la venta lo nuevo de Knights of Blood bajo el nombre El lado oculto. Este nueva trabajo cuenta con 11 temas nuevos.

Lo primero que escuchamos de este nuevo trabajo a modo de introducción se llama Estigma del condenado y aunque pueda iniciar un tanto místico rápidamente se le une un violín para darle un tono más asiático que, unido a unas líneas de bajo, arpa y batería, incrementan ese cambio instrumental que acaba dejando fundirse la melodía suavemente hasta el segundo corte.

El lado oculto una batería y una guitarra a las que tras unos segundos se le une la voz nos trasladan rápidamente a ese tono oscuro y misterioso del principio del disco. Este tema deja ver lo bien mezclado que está el disco ya que las líneas de bajo pueden apreciarse a la perfección, y en ocasiones llegan hasta a tener un papel protagonista. Un cambio que da dulzura al tema ejecutado por la voz nos devuelve ese misterio in crescendo. Un solo de guitarra donde el sonido se agrava y toma fuerza.

Promesas vacías nos llega con una batalla entre guitarra y batería en que cada una parece tentar a la otra dejando ver que pueden dar más de si, pero sin llegar a hacerlo hasta que llega el solo instrumental que hay hacia la mitad de la canción seguido de una parte vocal con unos muy buenos coros graves para darle un tono más profundo y un solo esta vez únicamente de guitarra donde las cuerdas aprovechan para lucirse. Es un tema que si te paras a entender la letra, tiene un mensaje muy potente y claro.

Con la dulzura de Ojos que gritan nos llega el cuarto tema del disco que cuando parece querer mecernos, cambia su ritmo radicalmente y, aunque sonoramente parece una propuesta arriesgada, la entrada de la voz la hace bastante interesante. Un estribillo a medio camino entre esa dulzura  por parte de la voz y esa potencia por la parte instrumental y coral que cuanto menos llama la atención. Un solo de guitarra esta vez tirando más a los agudos por esa motivación de búsqueda de potencia hacia casi el final.

Así nos llega Vuela presentada por la parte lírica ya nos deja claro que esta vez el protagonismo se lo llevará la voz sin duda y es que vocalmente hablando tiene buenos giros. Un tema que se hace corto y donde solo hacia el final es la guitarra quien toma algo de protagonismo.

Crematomanía un tema más grave que los otros tanto por el ritmo más duro de la batería como por la afinación de la guitarra y la voz. Tiene unos coros muy pensados para el directo y unos varios cambios de ritmos en el  solo de guitarra .

Como si se clavase En tu memoria nos llega el séptimo tema del disco. Uno de los temas que más se adecua a la voz de Mireia. Es un tema más lento, donde lo que parece tener más protagonismo es la parte lírica, pero que por el cambio radical de la parte melódica en comparación con el resto del disco, en ocasiones, quien se lleva el protagonismo son los suaves acordes de guitarra.

La cuenta atrás rompe suavemente con esa dulzura anterior y poco a poco le va añadiendo más potencia hasta conseguir unas guitarras algo agresivas. Muy en la línea del resto del disco.

Entramos en la recta final con La era de hielo. Un corte que parece intentar romper con el resto de temas del disco pero que, a medida que va avanzando se va «reconduciendo». Incluso en ocasiones  mientras lo estás escuchando te vienen a la cabeza otros temas del mismo álbum dejandote una sensación de «esto ya lo he escuchado aquí antes». Sed de otros y Triste condena dan cierre a un trabajo bastante centrado en su temática.

Aunque musicalmente el disco está muy bien mezclado, parece que no solo se han centrado en mantener la misma temática  sino que también sigue una misma sintonía,  que parece una única melodía eterna  que se repite una y otra vez, lo que puede llegar a ser cansado para el oído.

5.0
  • 5
  • Nota de los lectores (0 Votos) 0
Compartir

Deja un comentario