CRÓNICA: Madrid, Metallica y la ley del mínimo esfuerzo – Mayo 2019

2

METALLICA + GHOST + BOKASSA

MADRID – 3 MAYO 2019

IFEMA VALDEBEBAS

Con los precios de las entradas por las nubes, y teniendo en cuenta la asistencia cifrada en 68.000 personas, se puede decir que la noche fue un éxito absoluto de convocatoria. Estamos hablando de Metallica, sin duda la banda de Metal más grande de la historia y la que logra arrastrar tsunamis de gente allá donde tocan.

La tarde comenzó con la actuación de Bokassa, una banda que todavía no debe creerse que Lars las haya nombrado una de sus bandas favoritas. Aquí todavía no les conocen muchos, de hecho, como ellos mismos dijeron, el día anterior tocaron únicamente para 40 personas en Sevilla… Menudo cambio al encontrarse abriendo para Metallica.

Show corto donde ofrecieron su stoner rocoso, con una actitud de lo más agradecida.

GHOST

Ghost no estaban allí como meros comparsas, llevaron un buen montaje, con la vidriera catedralicia de fondo y bastante juego pirotécnico con fuegos y demás, lamentablemente toda su imaginería no casa muy bien con el sol impenitente de la tarde madrileña, pero aún así se agradeció que ofrecieran su versión más completa.

La banda al completo, con sus 7 nameless ghouls con 3 guitarristas, bajo, batería y 2 teclistas femeninas apoyaron al Cardenal Copia en un espectáculo que no sonó mal y que incluyó momentos graciosos como cuando uno de sus guitarristas se convirtió en otro papa con Saxo en mano.

ghost-mad

Les he visto 3 veces, y sigo sin ver las maravillas que muchos encuentran en esta banda, me siguen aburriendo horrores, de ahí que todos los temas llegaran a mis oídos sin pena ni gloria, pero reconozco que su ejecución técnica fue de lo más impecable. «Ashes», «Rhats», «Absolution», «Ritual», «From the Pinnacle to the Pit», «Faith», Cirice», «Miasma», «Year Zero», «Mummy Dust», «Dance Macabre» y «Square Hammer» compusieron un setlist de lo más completo.

METALLICA

Toda crónica de concierto tiene un evidente elemento subjetivo que en gran medida viene marcado por las expectativas de quien escribe y por las comparaciones con conciertos previos. No soy un fan acérrimo de Metallica, pero ésta era la quinta vez que les veía y puedo decir sin temor a equivocarme que ha sido la peor de todas.

Hubo que esperar unos 15 minutos más de lo esperado  para que sonara la intro con el  «Long Way To The Top» de AC/DC, un pequeño retraso del todo entendible, ya que había que esperar a que el sol acabara de ocultarse, y así las 5 grandes pantallas que conformaban el impresionante escenario -comandadas por las inmensas M y A del logo de Metallica-, lucieran como es debido y así las imágenes finales de «El Bueno, el feo y el malo» complementaran correctamente la música de Morricone con el vello de buena parte de los asistentes comenzando a erizarse…

metallica-madrid-1

Y es que eso ocurre cuando hablamos de bandas como Metallica, hoy por  hoy la banda de Metal más grande de la historia, capaz de arrastrar a público megafan con la objetividad diezmada, o postureros sin interés por la música más en busca de un selfie para el instagram que cualquier otra cosa… algo que se podía palpar en la práctica mayoría de canciones donde un tsunami de teléfonos se alzaban sobre las cabezas para inmortalizar el momento…. nunca entenderé el afán por vivir las experiencias a través de la pantalla de un smartphone en lugar de con tus propios ojos…

metallica-madrid-2

«Hardwired» abrió la noche con ganas, la gente estaba ansiosa y la recibió con ganas, 2 grandes globos se hincharon el la parte superior del escenario explotando al final en plena lucha con el viento que arreciaba en la explanada del MadCool. Le siguió «The Memory Remains» donde lograron que 68.000 gargantas cantaran la estrofa que en su día firmó Marianne Faithfull, y de ahí la primera sorpresa de la noche con un «Disposable Heroes» que no sonaba en Madrid desde hace 9 años…

Como decía anteriormente, el problema de este tipo de concierto es cuando lo comparas con otros, y con simplemente 3 temas ya notabas que algo no acababa de carburar, el sonido, si no estabas en las primeras filas, era bastante mejorable (culpa del viento), y la entrega de la banda era discutible, se podía notar a una banda que se dejaba llevar, y no es poco, ya que la inercia de una mastodóntica maquinaria como la de Metallica puede ser más que suficiente, pero siempre se espera un poco más de garra y entrega.

metallica-mad-6

Puede que muchos no hubiésemos incluido «The God That Failed» como uno de los temas a formar parte del setlist, sobre todo dejando fuera otros clásicos, se recibió de forma correcta pero no con tanta efusividad como «Unforgiven», que pese a todas sus virtudes, sonó muy muy errático, con unos cambios entre la parte acústica y eléctrica muy bruscos e irregulares. Por cierto, la voz rota de Hetfield hace mucho que pasó a mejor vida, ahora canta con una voz mucho más medida y monocorde, siendo este tema uno en donde más se palpa la diferencia y la falta de garra y mala leche.

Tristemente, diría que una de las frases del propio Hetfield, aunque fuera en modo de broma, es la que mejor define el concierto, pero es que ese «estamos viejos» es un reflejo fiel de lo que muchos vivimos en Madrid…. Hetfield canta a medio gas, sus riffs no suenan tan vibrantes, y su dinamismo sobre el escenario brilla por su ausencia.

«Here Comes Revenge» y «Moth Into Flame» fueron las siguientes elegidas, donde Hetfield bromeó diciendo que tenían que tocarlas, que estaban en el setlist,  estando esta última acompañada por una gigante llamarada móvil sobre el escenario. A estas alturas, el setlist ya acumulaba críticas, y es que eso también siempre pasa con Metallica… cada uno tiene sus temas predilectos, lo cierto es que si hicieran siempre el mismo concierto con sus grandes éxitos, seguirían siendo capaces de llenar recintos inmensos día tras día….

Afortunadamente una heavy «Sad but true» nos insufló fuerzas, para luego volver a hibernar con «No leaf Clover» y el guiño al público local con la interpretación -nefasta pero graciosa- del «Brutus» de Los Nikis. Me gustaría saber quien les recomendó este tema, ya que si en su última gira la inclusión de cortes de Obús, Barón Rojo o Peret fue aplaudida, el tema de los Nikis fue recibido con un frialdad de lo más incómoda… cuando pedían corear, recibían un silencio de lo más gélido….

metallica-madrid-5

También sonó errática e irregular «St Anger», donde no sonó bien ni la voz aguda, ni de nuevo la guitarra acústica. Y es que ni el mismísimo «One» sonó bien, sobre todo se pudo notar en el cambio de ritmo del tema, que quedó difuminado en un batiburrillo sonoro inexplicable…

Kirk Hammet parece que es el que mejor se lo pasa en el escenario, siempre con una sonrisa y clavando sus solos, como en «Master of Puppets», que personalmente considero fue el mejor tema de la noche. Por su parte, Trujillo parece ser el que más fuerza tiene, imprime mucho carácter y Ulrich ya no asume tanto protagonismo como antaño, saliendo escasas veces de su batería…

La parte final del show fue un crescendo total, tirando de clasicazos y explotando su vertiente más mainstream como «For Whom The Bell Tolls», «Creeping Death» y la solicitadísima, «Seek And Destroy».

metallica-madrid-3

Para los bises, casi sin esperas, un incomprensible «Lords of Summer», un fatalmente colocado «Nothing Else Matters» y la explosión final acompañada de fuegos artificiales con «Enter Sandman».

Lo dicho, no es que fuera un mal concierto, pero uno se fue con la sensación de que estuvieron allí simplemente para cubrir el expediente, con una actitud un poco funcionaril y pasota, implementando al máximo la ley del mínimo esfuerzo.

P.D: Y fuera de lo estrictamente musical, no puedo cerrar la crónica sin hablar de la codicia y afán recaudatorio de los promotores, que no contentos con poner unos precios desorbitados a la bebida, ahora han encontrado un nuevo filón cobrando 3 euros (3 EUROS!!!) por un vaso. Es decir, que si quieres beber,  el precio de la primera cerveza (la más pequeña) salía a 10.5€… casi nada… Multiplicad por 68.000 asistentes. ¿Y qué hacen para maquillar este abuso? Poner el nombre de Metallica en el vaso… como si eso sirviera para justificar ese rejón…

Insuficientes fueron también los baños o cajas para cambiar dinero, donde se vieron colas kilométricas del todo injustificables. Aunque el mayor caos llegó con el fin del concierto y el colapso para entrar al metro, coger sitio en el bus o conseguir taxis o VTC… locurón que daría para otro reportaje. No tiene sentido llevar conciertos de esta magnitud a lugares donde la infraestructura no está preparada…. ya pasó el año pasado en el MadCool, así que no pueden aducir sorpresa…. se podía haber hecho mucho mejor.

Juan José Díez

Fotos Metallica: Metallica.com

 

Compartir