CRÓNICA: LEYENDAS DEL ROCK 2014. SÁBADO 9

1

LEYENDAS DEL ROCK 2014

VILLENA – 9 DE AGOSTO

POLIDEPORTIVO MUNICIPAL

Tras un primer día bastante satisfactorio, las ganas estaban intactas, y aunque las fuerzas ya no eran como las del viernes, entramos con ganas para disfrutar del tercer (segundo para nosotros) día de conciertos del Leyendas del Rock 2014.

ELUVEITIE

Los suizos fueron los encargados de darnos la bienvenida, lamentablemente, al igual que ocurrió el viernes, el sonido tardó bastante en asentarse, lo que penalizó en exceso la actuación de una banda tan peculiar y multitudinaria como Eluveitie.

Ese sonido caótico impidió que se pudiera disfrutar de la complejidad que aporta esa multitud de instrumentos utilizados, y además, apenas se escuchó la voz durante los dos primeros temas.

Es cierto que todo mejoró después, pero estos problemas nos “robaron” 15 minutos de su actuación. Tras estos extraños “Origins”, “The Nameless” y “Nil”, la cosa empezó a encauzarse, y aunque “Luxtos”, “The Call of the Mountains” y “Neverland” no estuvieron al 100%, ya sonaba a Eluveitie.

Menos mal que “Inis Mona” ya dejó escuchar todas las virtudes de esta banda, originalidad y calidad no exentas de potencia.

Me gustaron más los temas guturales que los líricos, pero supongo que eso es cuestión de gustos. Acabaron con “The Siege”, “King”, y “Havoc”.

Tengo en una altísima estima a este grupo, de ahí que me fuera un poco decepcionado por el sonido que tuvieron, aún así, mereció la pena el rachisol.

H.E.A.T

Para mí, otro de los grandes triunfadores del festival. Esperaba mucho, muchísimo de esta banda, que tras la entrada de Eric Grönwall a las voces ha ganado muchos enteros, y cumplieron todas mis expectativas.

Además de sonar muy bien de principio a fin, (sorpresa!!), fue de los grupos que más conectaron y más se lo curraron con el público. Eric es todo un terremoto que contagia su entusiasmo, le sobra carisma, y encima le sobra voz para cantar sin fallar mientras corre, salta, y hace guiños al público.

“Point of no return”, “A Shot at redeption”, “Better off alone”, “It’s All Abount Tonight”, “The Wreckoning” fueron los primeros temas en sonar, que como hemos dicho tuvieron una intensidad siempre en ascenso.

Ese ritmo era frenético, había que relajar y así llegó el baladón “Tearing Down The Walls” donde el chorro de voz cautivó a propios y extraños. Pero si algo caracterizó su concierto fue el tono festivo del mismo, así que a apretar un poco más los pistones con “Mannquin Show”, “Late Night Lady” y un “Beg Beg Beg” con una pequeña introducción en forma de versión del “Rock n Roll” de Zeppelín.

El final, fue cosa de “Downtown”, “Emergency”, “Breaking the silence” y “Living on the run” con un Eric cambiando de escenario y bajando al foso para deleite de la primera fila.

Irreprochables, conciertazo.

HEAVEN SHALL BURN

La primera gran sorpresa positiva del festival. Reconozco mi ignorancia, pero hasta la fecha desconocía le existencia de estos alemanes, que craso error, porque menudo PEDAZO DE BANDA!!!

Dieron un concierto memorable, de lo mejorcito del festival, compitiendo de tú a tú con Volbeat, con una contundencia, energía y pasión desbordantes.

Su death melódico convenció, y lo hizo con creces, sin duda el concierto más contundente del día, el comienzo fue inmejorable con “Counterweight”, “The Omen” y “Combat”…

Curiosa la indumentaria de Marcus Bischoff, su  camisa roja desentonaba entre todo el negro, lo que no desentonó fue la potencia y agresividad de su voz, capaz de mantener la intensidad durante todo el show… genial.

Tambien sonaron “Hunters Hill be Hunted”, “Land of the Upright Ones” ,“Voice of the Voiceless” “Endzeit”, y “The Disease”

Tienen una versión del Valhalla de Blind Guardian, pero no estoy seguro de que la tocarán, no vimos el final del concierto porque nos fuimos al otro escenario para ver el comienzo de Battle Beast.

Como hemos dicho, conciertazo super explosivo.

BATTLE BEAST

El día iba de descubrimientos, tras la positiva sorpresa de Heaven Shall Burn, nos recomendaron que asistiéramos al escenario pequeño a ver a Batlle Beast, y considerando que Hamerfall hace mucho tiempo que dejó de interesarnos, nos fuimos al Mark Reale con ganas de descubrir los motivos de la recomendación.

Maaaaaaaaaaadre mía, he visto muchísimos conciertos en mi vida, pero me atrevo a decir sin riesgo a equivocarme, que jamás había visto un comienzo tan enérgico, pasional y cañero como el firmado por Battle Beast con “Let it roar”… me quedé con la boca abierta, que vozarrón, que potencia, que ganas, que velocidad, que intensidad, que… TODO…. Increíble.

Como dijo su guitarrista, esto es una mujer con DOS COJONES!!!! Era difícil mantener el listón a este nivel, y evidentemente los megatones bajaron un poco en el resto del concierto, pero sin duda fueron los que más cojones le echaron en todo el festival.

“Justice and metal”, “Out on the streets”, “Neuromancer”, “Into the Herat of Danger”, “Show Me How to Die”, “Black Ninja”, “Iron Hand”, “Kingdom” y “Out of Control” fue el setlist elegido para este Leyendas.

Gratísima sorpresa la de esta banda. Recordaré siempre el comienzo de este concierto.

VOLBEAT

La ascensión de Volbeat estos últimos años ha sido meteórica, como el mismo dijo, hace unos años no metía ni 100 personas en los conciertos, y mira ahora… se lo merecen, es una gran banda, que tirando de clasicismo han logrado sonar originales, y cumplieron con su papel de cabezas de cartel.

Desde el primer momento sonaron atronadores, los permanentes problemas de sonido aquí brillaron por su ausencia, las guitarras sonaron potentísimas, y su propuesta buenrollera que mezcla temas metaleros, con otros más roqueros, y con otros tipo country a lo Jonhy Cash, convenció a todos.

Además de que musicalmente son cojonudos, si hay algo que hace querer a esta banda es la cercanía y el amiguismo que tienen con el público. Esto se demostró al final del concierto donde invitaron a subir al escenario a la gran cantidad de niños que estaban viéndolos, aunque eso sí, con la advertencia de “no os bebáis mi whisky”.

El comienzo fue más heavylon, con “Doc Holliday”, “Hallelujah Goat”, y “Boa”, para luego encadenar con las festivas  “Lola Montez” y “Sad Man’s Tongue”. También tocaron un medley compuesto por “Heaven nor Hell / A warrior’s Call / I Only Wanna be with you”, y después “16 Dollars”, “Dead but Rising” y “Fallen”.

Quizá en algún  momento las guitarras tuvieron excesiva saturación, pero como hemos dicho, sonaron muy muy contundentes. Fue más de hora y media, hasta el punto que el concierto de Warcry tuvo que retrasarse unos minutillos, pero cualquiera paraba a una banda a la que se le notaba disfrutar sobre el escenario. Esto SÍ es un cabeza de cartel.

“The Nameless one”, “Radio Girl”, y “Peral Hart”, “Maybellene i Hoftenholder” y “Still Counting” fueron los últimos en sonar, aunque hubo ración extra con los bises, con “Pool of Booze, Booze, Booza”, “The Hangman’s Body Count”, “Guitar Gansters & Cadillac Blood” y “The Mirron and the Ripper”.

Puede que a priori los más puramente heavys atendieran con alguna reticencia a su concierto. Estoy convencido que una actuación de esta altura borró de un plumazo todas las dudas. Gran concierto, gran banda.

UNISONIC

¿Qué se puede decir de Michael Kiske y Kay Hansen? Fueron dos de los Helloween míticos, y siempre es un placer volver a verlos, aunque para ello haya que hacerlo en forma de sucedáneo Unisonic.

Esto lo pienso yo, y creo que la mayoría del Leyendas, allí todos estaban esperando como agua en mayo las versiones de Helloween, sólo hubo dos, pero merecieron la pena.

Antes de que sonara el “March of time” tuvieron su lógico protagonismo los temas de Unisonic como “Unisonic”, “Never Too Late”, “For The Kingdom”, “Star Rider”, “My Sanctuary”, “King for a Day”, “Excepcional”, y “Throne of the Dawn” donde vimos a una banda muy profesional, pero donde se echa en falta un poco más de entusiasmo.

Esto último se magnifica con Kiske, es un tiarrón con mucha presencia, pero sobre el escenario es de lo más soso y anodino que he visto en lustros; se le perdona, porque luego canta de forma irreprochable, que si no….

Tras el primer entusiasmo generalizado con la versión de Helloween, sonó “We Rise” y llegó un momentazo de esos para recordar, y es que un corte como “I Want Out” también forma parte del imaginario metalero, se notaba a los miles de metaleros expectantes ante el grito final, si el nuevo Kiske sería capaz de estar a la altura de su glorioso pasado, y señores…. He de admitir que sí, que grito… que potencia, no se lo ahorró y logró que se erizara el bello de muchos de nosotros.

Ese otro gran recuerdo que me llevo de este Leyendas.

 

 

Y esto fue todo para nosotros, no teníamos fuerzas para más. Tocaba una retirada humilde pero con una sonrisa en la cara. Pudimos disfrutar de grandes conciertos, y nos fuimos con el convencimiento que el Metal tendrá buena salud en generaciones venideras, ya que es el festival en el que más público infantil hemos visto, una gran noticia. Nos vemos en 2015.

 

Texto y fotos: Juan José Díez

 

Compartir