CIUDAD JARA – Donde nace el infarto

1

CIUDAD JARA – Donde nace el infarto

Propaganda pel fet

9/10

Desde que este trabajo llegó a mis manos no he podido más que tratarlo con cariño y cautela. Me ha hecho reencontrarme con el formato del CD físico que tan olvidado tenía y rescatar mis dispositivos (que aún me queda alguno) capaces de reproducirlo. Amén del imperecedero reproductor del coche.

La Raíz llegaron por su propio pie y con trabajo y mérito indiscutible a la cúspide. Por eso, a todos los seguidores que seguíamos fervientemente a este grupo nacido en Gancía (Valencia) se nos resquebrajó un poquito el corazón cuando anunciaron su separación. Si bien esta separación ha servido para que por separado, sus miembros hayan querido seguir el camino, y continuar produciendo joyas como esta.

Pablo Sánchez tiene un don natural para la música, para la composición de letras contestatarias y sobre todo por cantarlas con el sentimiento que hace que te pongas en la misma piel de la historia que te cuenta. Eso es algo que muy pocos consiguen, y más en nuestro idioma natal.

Pablo Sánchez, ahora con su proyecto en solitario Ciudad Jara, se presenta con una formación de rock y rodeado de músicos de primer nivel. Su estilo transita entre el rock, la poesía, la canción popular y la sensibilidad del cantautor. Llevando al extremo detalles y el ciudado compositivo, cantando desde la garra y la profundida poética. Pero «Donde nace el infarto» va mucho más allá.

Una introducción bajo el nombre homónimo del disco «a capella» acompañada por una tenue cuerda y una voz con eco a canon y posterior entrada de un rasgueo de guitarra y melodía nos presentan el disco, precisamente con la máxima «El lugar donde nace el infarto«.

«El último pasillo» llega sin respiro, un contraste entre las estrofas recitadas por Pablo sin apenas acompañamiento y un estribillo en el que entra toda la artillería pesada y con la parte más rockera para darle fuerza. Un tema que habla de la muerte, y de cómo todos llegamos ante ella de la misma forma sin importar quiénes somos de dónde venimos o cuánto poder o dinero se tiene.

«Bostezo mundial» es el siguiente tema y por fin vemos la faceta más contestataria y de crítica social que bebimos de La Raíz y que no  podía faltar en las letras que Pablo compuso para esta ocasión. Sé que no podían faltar y así ha sido. Un tema con reminiscencias de La Raíz en cuanto a lo musical y lírico y que nos trae un estribillo bailable y cantable y una letra que habla de la desigualdad social y de la impasibilidad de comunidad ante las injusticias del día a día.

«Bailé«, uno de los adelantos de este nuevo disco, de los tres que hemos podido escuchar desde hace unos meses atrás. Un tema diferente. En el que de primeras se echan en falta esas partes en las que el ánimo se viene arriba que contrastan con el resto de la canción, puesto que es un corte con una gran carga poética y mucha letra que tiene que ser cantada. Nos sirve de bypass para el resto del disco y para coger aire.

 «Bastardos de la gravedad» y «La canción del pensador«. Los siguientes dos temas se adentran en otras cuestiones que hasta ahora no habíamos escuchado en el disco. El primero con un tono romántico y a la vez con la idea latente de la independencia del individuo. Como el amor verdadero nos deja amar sin dejar nada de lo demás que nos rodea atrás. Unas estrofas en verso casi del tirón que dejan paso a un estribillo que lleva el tema al éxtasis de forma precipitada, lleno de contrastes. En contraposición, «La canción del pensador«, fue de los primeros temas que se dieron a conocer y una bomba de principio a fin. Un tema introspectivo capaz de tocar corazones con las referencias tan claras a sentirse solo en una sociedad o con la lucha que mantenemos contra nuestros demonios internos.

Con «Líderes» retomamos el cariz político y los ritmos rápidos y bailables. Se complementa muy bien con el siguiente tema «Si perdemos te pierdo«, toda una declaración de intenciones con sólo leer el título y con una gran carga romántica.

«Siglos de golpes» fue la tercera y última canción de las que salieron a la luz antes de la publicación del disco. Bien es sabido que Pablo ha hecho alusión en muchas ocasiones al tema de la Guerra Civil y sobre todo de la memoria histórica y «Siglos de golpes» es un ejemplo de ello. Con un estribillo que llama a la lucha y anima a combatir.

Ya llegando casi al final encontramos «Las Manos», un tema especial en el que han «metido mano», nunca mejor dicho, muchos compañeros que acompañaron en la carrera a Pablo, La Vela Puerca, Colectivo Panamera, Panxo (Zoo), Ariadna (Técanela), Rocío Ramos (Road Ramos), Sen-k (La Raíz y Nativa) y Josep Panxo (La Raíz), Santos&Fluren y Facu Díaz. Un guiño a cómo el cantante sigue siendo tan querido y ha contado con tantas colaboraciones y a la herencia valenciana de la cual nacieron muchos de ellos.

«Ultramar» y «Las nanas de Jara» son los temas de despedida del disco. Dos últimos cortes lentos y casi baladas. En este último Rozalén hace su aparición que lo vuelve casi mágico. Una nana dedicada a su hija y con un sentido de la letra perfecto.

Con ambas voces se da por finalizado el disco. Un disco que Pablo Sánchez ha cultivado con mimo y tiempo y que le ha traído a publicar esta obra de arte. Estoy segura que dentro de 20 años podremos hablar de cantautores y su nombre sonará entre los más aclamados.

9.0
  • 9
  • Nota de los lectores (2 Votos) 10
Compartir