DRAGONFLY – Zeitgeist

1

DRAGONFLY – Zeitgeist

Art Gates records

7/10

Los valencianos Dragonfly vuelven a la carga este 25 de octubre con su nuevo álbum llamado Zeitgeist, el cual constará de ocho canciones de las que hablaremos más adelante. Han contado con la colaboración de Alberto Rionda (Avalanch) y Víctor de Andrés (Zenobia), quienes han dejado su sello personal en este nuevo trabajo de la banda.

Si entramos en detalle de lo que es este disco, sabemos desde el primer momento que es Dragonfly, pues a lo largo de su carrera han logrado forjar un sello personal, abogado por su forma de componer. Aunque la banda haya sufrido cambios en la formación, siempre han mantenido su esencia.

Si pasamos a detallar las composiciones que forman este nuevo trabajo, Zeitgeist es  el corte instrumental que abre el disco, donde encontramos una mezcla de música electrónica y de efectos sonoros con voces líricas masculinas. Seguidamente llega El Guardián del Tiempo, corte elegido como single del disco, que cuenta con una breve introducción al estilo metal sinfónico. La letra nos habla sobe las injusticias de la humanidad que ha dado las religiones y la exclavitud, ambas personificadas en unos barcos y que el guardián del tiempo, Pablo, cuenta lo que ha visto y vivido, mientras que Juanba es la voz de la conciencia, con esos registros agudos que hacen que el testimonio sea más desgarrador.

El tercer corte es mi favorito de este disco, Estrella Fugaz, con tintes hardrockeros, donde nos hablan del desamor. Las estrofas cuentan con una línea vocal impresionante acompañada de una guitarra machacona, que potencia la esfera sonora y haciendo que el mensaje de la letra cobre más fuerza. Los estribillos son marca de la casa: melódicos y bien armonizados con coros en tesituras agudas. Hay una parte instrumental en medio del tema que no termina de convencerme, ya que siendo el tema directo y potente, hace que pierda esa dinámica y ppr ello, el interés en esta parte. Alter Ego es la siguiente en sonar, muy al estilo de las anteriores, mezclando partes melódicas, con aires más tranquilos donde el piano cobra protagonismo con el estilo metal.

La Travesía contiene un mensaje positivo para que no dejemos de luchar por nosotros, por nuestro bienestar y no naufraguemos en la tempestad que nos da a veces esta vida y Destino, la siguiente en el tracklist sigue manteniendo la misma línea que la anterior.

Llegamos a la parte final del disco y por desgracia al tema que menos me ha llegado de todos los esuchados hasta ahora y es El Último Adiós. Tema acústico con una buena base de guitarra, pero las líneas vocales no me han terminado de convencer y de entrar a la primera ya que, la parte instrumental me sugiere mas delicadeza y sutileza en la interpretación. Las partes agudas de las melodías las veo un poco forzadas, aunque puedo entender escuchando la letra, que es un recurso para darle más énfasis al mensaje, que más que darle ese énfasis, acaba siendo una parte algo chirriante y forzada.

Cierra el disco Solo Depende de Ti, tema rescatado de Domine, su primer trabajo publicado en el 2006, con un sonido mejorado consiguiendo más nitidez y adaptándolo al sonido y esencia de este trabajo, prescindiendo casi de las partes orquestales o reduciéndolas al máximo y un solo de guitarra más legible que el original; pero siento que ha perdido algo ese punch que tenía la grabada en el 2006.

En definitiva, Zeitgeist es un disco muy comedido para lo que nos tienen acostumbrados Dragonfly. Temas correctos en composición pero sin arriesgar en detalles y virtuosismo. Pablo canta en un rango cómodo sin arriesgar en lo agudo, salvo contadas ocasiones, siendo Juanba el que toma esos caminos, no solo en los coros como viene haciendo hasta ahora, si no con algo más de protagonismo en las partes solistas. Muchos podrán sacar opiniones acertadas o erróneas, pero aplaudo que la banda sepa adaptar los temas al momento de la misma y de los músicos, que por un motivo u otro, han decidido tomar este camino compositivo y musical. Las  guitarras de Víctor son más directas, sin tanto adorno, que por un lado dejan algo huérfanos a los temas pero por el contrario, ganan en claridad y nitidez. En el apartado de solos, han cambiado radicalmente: muy melódicos y nada de dedos alocados corriendo de un lado al otro del mástil sin sentido, aunque como digo, nada sin arriesgar. Han dejado muy de lado las partes orquestales que siempre aparecían en los temas y han dado más protagonismo a los teclados y pianos, que no es que antes no existiesen, pero quedaban en un segundo plano tapado por los sonidos más sinfónicos y como ya señalé antes, la contundente base de Juanba y Jorge, bajo y batería respectivamente, hacen que los demás instrumentos caminen sobre seguro. Señalar que cuenta con una buena producción musical, consiguiendo que todos los instrumentos se escuchen a la perfección, aunque comparándolo con el anterior disco, Génesis, me falta un poco de fuerza y agresividad en el resultado final para potenciar el mensaje y la rabia que quieren trasmitir las canciones.

Puedo entender que después de leer esto muchos piensen que Dragonfly ya no sonará igual que antes y que su sello de identidad ha cambiado por completo, cosa que es completamente falsa y es una premisa errada.  Como he dicho al principio de la reseña, el sello Dragonfly sigue estando bien presente.

7.0
  • 7
  • Nota de los lectores (1 Votos) 5.5
Compartir