CRÓNICA: L.A GUNS (Tracii Guns) + DIRTY PASSION (Madrid)

1

L.A GUNS + DIRTY PASSION

MADRID – 27 MARZO

SALA RITMO Y COMPÁS

No hace mucho, Tracii Guns en un intento de explicar la peculiar co-existencia de dos bandas girando bajo el nombre de L.A Guns, afirmaba que hoy en día había que considerar la marca L.A Guns como una especie de franquicia en plan Mc Donalds, de modo que cada uno podía elegir la que más le gustara.

Supongo que es una explicación válida, el caso es que en menos de un mes ambas versiones habrán visitado nuestro país. ¿Ayuda esta confluencia a la banda? Pues sinceramente lo dudo mucho. Por un lado los pocos enterados no sabrán a que se debe tanto concierto de L.A Guns, y por otro los que conocen todos los entresijos de la historia seguramente optarán por elegir un concierto en detrimento del otro, algo que seguramente no ocurriría si sus giras estuvieran más distanciadas en el tiempo. Por que, ¿cual podemos considerar la versión más auténtica de L.A Guns? ¿La de su guitarrista y alma-mater compositiva Tracii Guns, o la del vocalista y responsable de sus mayores dosis de personalidad Phil Lewis? Volviendo al tema de las franquicias, cada uno tendrá sus preferencias, y elegirá una u otra del mismo modo que opta por Mc Donals o Burger King, ó Pepsi O Coca-Cola…

Lo que parece claro es que su época dorada de los 90 ha quedado atrás, y en la actualidad su tirón entre el público es más bien excaso. En este concierto, la versión de Tracii Guns de L.A Guns, congregó a una escasa centena de seguidores, algo que se antoja verdaderamente insuficiente. El caso es que el concierto no estuvo mal, la banda se entregó y tocaron multitud de temas, pero faltó ese calor que aporta una masa más abundante.

DIRTY PASSION

Estos  -hasta ahora- desconocidos suecos fueron los teloneros y los encargados de intentar poner a tono al público, algo que sin duda no consiguieron, ya que las escasísimas 20-30 personas que prestaron atención a su actuación se quedaron bastante gélidas.

Y eso que no es un mal grupo, ya que su música está impregnada de esa esencia punk-rocker de Suecia, muy al estilo de Hardcore Superstar, Backyard Babies (por cierto, en su país tienen un single donde Nicke Borg canta con ellos), Hell n’ Diesel, etc…

 

L.A GUNS

Voy a admitirlo, si tuviera que escoger, me quedaría con la versión de L.A Guns de Phil Lewis, es más, la considero la auténtica, y esta me parece un intento un poco vil de Tracii de conseguir unos cuantos dólares. Si vemos su trayectoria, no es que Tracii ni siquiera intente grabar material nuevo, es que además la banda ha sufrido tantos cambios en los últimos tiempos que es dificilmente reconocible. Que si ahora cojo a una vocalista da versión rockera del Operación Triunfo, que si ahora la despido, que si ahora cojo a otro cantante, que si ahora mi hijo es el bajista, que si…..

También he de reconocer que como guitarrista, el señor Guns es un hacha, toca a las mil maravillas y además transmite fuerza, pasión y buen rollo… y eso siempre salva sus actuaciones, da igual que los primeros temas apenas se escuchara la voz (Come Together de los Beatles, Electric Gypsy, No Mercy, Hellrasers Ball) y que en el resto el volumen de todos los instrumentos estuviera por las nubes (considerando el escaso público), la sensación qeu queda es la de una banda potente. Cierto es que todos los focos y el protagonismo es para Tracii, y que el resto no son más que meros comparsas, pero su magnetismo sobre las tablas está fuera de toda duda.

“Never Enough”, “Bitch is black”, “Here it comes” y “I wanna be your man” fueron las siguientes en caer, seguidas de la versión de los Zeppelin “Babe I’m gonna leave you”, y “Ballad of Jayne”, “New Ways to Fly”, una versión de Hendrix “Machine Gun / Hey Joe”, “Over the edge” y la mejor de toda la noche, “Don’t Look at me that way”.

Concierto sin incidentes, salvo por un borracho que subió al escenario y tuvo que ser expulsado por el propio bajista, y por el ya expresado -y francamente- sonido mejorable. Lo que está claro es que la banda se lo curra, da igual que hubiera poca gente, se cascaron un show largo y de lo más completo, muy alejado del cada vez más estándar 75 minutos de actuación. “Magdalaine”, “One more reason”, “Rip and Tear”, “Crytal Eyes” y un medley de “Sex Action / Whola Lotta love / y Paint in Black” puso el punto final al concierto.

Resumiendo, no estuvo mal, pero la verdadera medida la tendremos cuando en unas semanas podamos comparar con la otra versión de L.A. Guns.

Texto y fotos: Juan José Díez

Compartir