CRÓNICA: ECLIPSE – ERIK MARTENSSON + MAGNUS HENRIKSSON – (Madrid) – Noviembre 2016

0

ECLIPSE (ERIK MARTENSSON + MAGNUS HENRIKSSON) – ACÚSTICO

MADRID – 18 NOVIEMBRE 2016

SALA SILIKONA

Los conciertos acústicos siempre tienen algo especial; habitualmente se logra un ambiente más íntimo que desemboca en una mayor cercanía entre público y banda, si además el artista es simpático, se tienen todos los ingredientes para hacer de la velada algo más que un simple concierto, ya que entre canción y canción siempre hay tiempo para introducir anécdotas y así conocer un poco más de las entrañas de esas composiciones.

eclipse1

La aparición en escena de Erik Martensson y Magnus Heriksson estuvo acompañada de una ovación generalizada, ese recibiento junto con la buena entrada, sorprendieron muy positivamente a Erik, en su propias palabras, “ohh, adoro España, no esperaba más de 15 personas”.

Este concierto no iba a estar monopolizado por Eclipse, si no que iban a entrar en el setlist composiciones suyas para diversos artistas, y otras canciones de músicos que le han inspirado o que simplemente le gustaban, pero el comienzo si estuvo protagonizado por las versiones acústicas de “I don’t wanny say I’m Sorry” y “Millions Miles Away”, donde Erik tuvo que lidiar con algún que otro problema en el monitor de sonido. Una vez solucionados, sonaron “To mend a broken heart” y “Blood Enemies” en la que ya advirtió antes de ejecutarla, que iba a sonar mucho menos heavy que en el disco.

eclipse2

Todos los temas caían con una sonrisa tanto en banda como en un público de lo más diverso en el que había bastantes niños con sus padres, y esas caras típicas de todos los shows hardrockeros de la capital. De nuevo fue tiempo para otro pequeño discurso en el que explicó que estaba de lo más orgulloso de su nuevo disco, que sinceramente -pese a que esto se diga siempre- era el mejor que había hecho, y tras él presentaron un corte de ese trabajo, “Downfall of Eden” para de ahí virar y tocar temas que compuso para Jimy Jamison como “Never too late” y Everybody’s got a broken heart”. Nuevo salto, esta vez hacía Ronnie Atkins (Pretty Maids) y su proyecto Nordic Union, con “Hypocrisy”, que sonó cañón, seguida de “When Death is Calling”.

A estas alturas, Erik bromeaba diciendo que todavía quedaban más de 115 temas por tocar, que iban a tocar un poco de todo, y aunque obviamente no fue verdad, si que fue un setlist largo, ya que después de las ya descritas, atacaron con temas de Wet como “Learn to live again” y “Comes down like rain”, y muy a pesar del que escribe, esta vez no tocaron “One Love”.

De nuevo vuelta a sus temas más personales, en este caso el corte con el que intentaron participar en Eurovisión, tal y como dijo, ¿por qué no, si puede ser divertido?, y así hicieron una versión más pausada de “Runnaways”. Los siguientes en sonar fueron una canción dedicada a su padre, “The Storm” y el hit “Bleed And Scream”, que pese a ser su versión acústica, mantuvo intacta su fuerza e intensidad.

eclipse3

También hubo espacio para bandas que han supuesto una gran influencia, y así tocaron el “Prisioners in paradise” de Europe, y el tema de Whitesnake, y del “mejor vocalista de todos los tiempos”, “Love Ain’t no Stranger”. Tras él un momento anecdótico, ya que aseguraron que este concierto de Madrid sería el testigo de la ultimísima vez que iban a tocar la balada, “Apart away”, y como punto final, “The Battlegrounds” donde contó que nació tras un día entero de frustración en el estudio en el que no consiguieron nada claro, al llegar a casa, tras una melodía inicial la acabaron en tres minutos.

Para los bises, un “Wide Open” que llegó por aclamación popular y que no tenían preparado, hasta el punto de que se le olvidó la letra en varias estrofas, un tema de Bryan Adams y el “All Night Long” de AC/DC, su banda favorita y la gran responsable de que se dedice a esto de la música.

Una noche mágica. Está claro que no hacen falta grandes estadios, y montajes estratosféricos para convencer. La gran protagonista fue la música. Conciertazo.

Texto y fotos: Juan José Díez

Compartir

Deja un comentario