CRÓNICA: LEYENDAS DEL ROCK 2022 (Día 2) – 4 de agosto: El thrash protagonizó la segunda jornada

1

Día 2 LEYENDAS DEL ROCK

4 de agosto

Villena (Alicante)

Escenarios principales: Feuerschwanz, Myrath, Stratovarius, Lord of the Lost, Exodus, Kreator, The Iron Maidens, Testament, Adventus, Runa Llena

Mark Reale: Nachtblut, Heathen, Cano, Easy Rider, Dry River, Crystal Viper, Vended, Diabulus in Musica, Jolly Joker

Segunda jornada del Leyendas del Rock. El día estaba marcado por los grandes grupos de thrash que iban a descargar toda su potencia en las horas fuertes del día. Primer día de festival propiamente dicho tras la fiesta de bienvenida y donde encontramos varias sorpresas con grupos que debutaban por primera vez en el festival como Myrath o Lord of the Lost en el escenario grande o Crystal Viper o Vended en el Mark Reale.

Feuerschwanz

Los germanos Feuerschwanz fueron los más madrugadores del todos los conciertos que tuvieron cabida en el Main Stage, donde con su ambiente festivo y ataviados con sus elaborados ropajes medievales y sendas banderas que ondeaban al viento sobre el escenario despertaron al público que acudió a primera hora en la jornada del jueves.

Un concierto lleno de melodías alegres donde rápidamente despertaron a aquellos que aún pudieran llegar dormidos, para corear grandes temas como Ultima Nocte o Schubsetanz al igual que prácticamente todo el resto del set list que presentaron en Villena en los 50 minutos que dispusieron de concierto.

Myrath

Myrath eran los encargados de dar el pistoletazo de salida en el Azucena Stage de este segundo día. Especiales son pues han sido pioneros en reinventar un nuevo término que muchos ya les acuñan “Orient Metal”. Sin duda es la mejor forma de describir esa atmósfera de ritmos árabes que impregna su metal de tintes progresivos.

La actuación estuvo acompañada en todo momento por bailarinas orientales y de danza del vientre que en este caso eran de la propia Villena. Acompañaron con malabares e incluso juegos con fuego.
Nadie puede poner en duda la originalidad de su propuesta y tal fue así que fuimos muchos los curiosos que pese a las horas -y bien refugiados a la sombra- allí nos plantamos para ver a los tunecinos.

Zaher a la voz estuvo conmedido y correcto con un Malek siempre en primera línea con su guitarra, y protagonismo omnipresente desde la segunda línea de Elyes con sus teclados, verdadero artífice de la personalidad de Myrath. Algunos de los temas que pudimos escuchar eran de su último trabajo Shehili como: Born to survive, Dance, Monster in my clóset y no holding back.

Stratovarius

Los encargados de proseguir en la misión eran Stratovarius. Referentes dentro del Power metal, los finlandeses ya han pasado unas cuantas veces por varias ediciones del Leyendas y verles siempre es sinónimo de nostalgia.
Particularmente la voz de Timo no contó con el mejor sonido. Y el concierto tuvo momentos más álgidos que otros, pese a que siguen contando con una horda más que numerosa de seguidores que coparon gran parte del recinto.

El resto de músicos, Jens Johansson a los teclados, Rolf Pilve a la batería, Lauri Porra al bajo y Matias Kupiainen a la guitarra pese a sus posiciones estáticas sacaron un sonido pulcro y transmitieron buen rollo entre ellos y entre el público.

Setlist acertado con un balance entre temas antiguos como Phoenix, que sirvió de entrada, y otros como Eagleheart, Survive o 4000 Rainy Nights. No faltaron dos de sus temas más míticos que sí esta vez el público coreó de principio a fin y donde me pareció se levanto más el ánimo durante todo el concierto como: Unbreakable y Hunting High and Low.

Heathen

Y mientras STRATOVARIUS daban su concierto, Heathen daban cera en un recién estrenado Mark Reale que dio mucho juego en la jornada del jueves. 

Si algo marcaba el día era el predominio del thrash metal y así Heathen, con guitarras como metralletas, no dieron tregua durante los 50 minutos que tenían, demostrando porque son un referente desde 1984.

Lord of the Lost

Para mí una de las joyas de la corona de la jornada iban a ser los alemanes Lord of the Lost. Su estilo, ambientación, y la escenografía que llevan en estudio les da un romanticismo que era digno de ver en directo.

Los alemanes han pegado el salto en Alemania hace tiempo, y como siempre aquí todo llega un poco más tarde, era el turno de su minuto -hora mejor dicho- de gloria en España. Con su maquillaje gótico, aunque luego musicalmente hablando tiran de tintes góticos, industrial, power… Chris «The Lord» Harms a las voces estuvo juguetón durante todo el concierto. La verdad que el papel de frontman le va que ni pintado y el resto de su banda le acompaña más que de sobra.

Sonaron temas como Drag me to hell o The Heartbeat of the Devil, de su último EP. Les auguro un futuro más que prometedor. Espero poderles ver muy pronto.

Vended

Mientras, en el Mark Reale, llegaba el metal alternativo de Vended la banda de los hijos de Corey Taylor y Shawn Crahan de Slipknot, que presentaban su álbum debut «Asylum». 

Con un bajo atronador y una voz enérgica, la banda apunta maneras.

Exodus

Con dos apisonadoras a las seis cuerdas, como son Gary Holt y el joven Brandon Ellis, el cual sustituye en esta gira a Lee Altus, Exodus llegaba a Villena a dar una lección de thrash metal de la vieja escuela. 

Steve Zetro, con su mítico chaleco de parches, nos deleitaba con The beatings will continue, A lesson in Violence, Blacklist o Blood in, Blood Out. 

A pesar de la temperatura, aunque el cielo dio algo de tregua, el público no dejó pasar la oportunidad de ver a una de las bandas más celebres del metal con un solemne Jack Gibson al bajo.

Easy Rider

El concierto que dio Easy Rider fue tosa una reivindicación. Una banda que salió a darlo todo y así fue. El publico del Mark Reale no paraba de corear los estribillos mientras que los agudos de Dess nos dejaban hipnotizados. Una banda que a pesar de llevar mas de 20 años en la carretera parecía que daba su primer concierto, pues las ganas y la entrega que ofrecieron fueron un auténtico estallido.

De los conciertos que me mas tirón tuvieron del Mark Stage sin duda.

The Iron Maidens

Confirmacion de última hora, las californianas subían al escenario de Villena versionando los temas más miticos de Iron Maiden. 

Un sonido bastante deficiente y un show flojo. Las Maidens no supieron llegar al público, y menos versionando a una banda que hacía solo una semana había actuado en España. 

Este hueco habría sido una gran oportunidad para alguna de las bandas a las que se les quedó pequeño el Mark Reale.

Dry River

No puedo negar que era otro de los grupos que esperaba ver con ansias. No había podido verlos desde su debut en 2019 en este mismo festival. Triste la noticia de que Cemican se cayeran del cartel, pues tenía ganas de ver a los de Mexico en directo. Espero que puedan volver muy pronto.

La parte buena fue que disfrutaríamos de los castellonenses Dry River. Siempre dispuestos a tocar pese al imprevisto unos días antes y ni que decir tiene que son una banda merecedora de ocupar el Azucena o el Jesús de la Rosa. En el Mark Reale no cabía ni un alma y el público se encendió cuando de primer plato empezaron a sonar los primeros acordes de nada más y nada menos que «Fundido a negro«. Un tema que invita a reflexionar y que si no conocéis invito a que le deis una atenta escucha.

No bajaron las revoluciones para seguir con Perder el norte y llegar al momento culminante con el estribillo. Ángel Belinchón es un frontman peculiar donde los haya, cachondo como él solo y entre canción y canción soltó chascarrillos originales con los que se guardó al público en el bolsillo. Continuaron con «Camino«, en la que además Ángel cedió el papel protagonista a sus compañeros para acompañar con una parte instrumental a las teclas y guitarras. Y tras esta con una pequeña presentación ´mas que emotiva sonó «Pequeño animal» e «Irresistible» donde todo el público coreó con Ángel el estribillo a pleno pulmón.

Se guardaron como plato fuerte para el final el tema más famoso y a la vez especial de la banda «Me va a faltar el aire» para acabar con «Traspasa mi piel».

No me cansaré de reivindicar y pedir que Dry River merecen sobradamente estar en el escenario grande. Espero que se cumpla en años venideros.

Crystal Vyper

Debut de los polacos en el festival. La última vez que había tenido la oportunidad de verles fue en sala allá por 2018 y el salto que han pegado desde entonces es más que considerable. El parón de la pandemia les ha impedido girar lo que merecían y venían con ganas de darlo todo.

Su líder Marta Gabriel, desempeña la multitarea a la perfección de frontwoman y guitarrista. Con el apoyo a los coros de sus compañeros Andy Wave y Eric Juris a las guitarras. Abogan por un heavy metal con sonido moderno y aprovecharon cada minuto sobre el escenario para encadenar tema tras tema a la vez que el público respondía con ellos cantando y coreando.

Sonaron algunos de sus temas de más renombre como «The Cult» o «Still alive».

Testament

Otros de los protagonistas indiscutibles de la noche fueron Testament. Lo primero que me llamó gratamente la atención fue el montaje, con una gran producción de luces. Evidentemente no faltaron los grandes cañones de humo, que hacían la escena aún más épica.

Con su sonrisa habitual y su pie de micro seccionado e iluminado en rojo, Chuck Billy saltaba al escenario a interpretar Rise up junto al resto de sus compañeros. Y aunque el listón estaba bastante alto esa noche, los de california ponían la guinda a un pastel que, para cualquier amante del thrash, fue más que un delicioso bocado.

Testament nos hizo poder disfrutar de Steve DiGiorgio al bajo y los coros, mientras Alex Skolnick y Eric Peterson paseaban sus dedos a una gran velocidad por las cuerdas de sus guitarras.

Claro que, para coordinación y precisión la banda cuenta con Dave Lombardo (ex-Slayer), que hace sonar la batería como si de un metrónomo se tratase, con fuerza y contundencia pero sonando sólido y preciso.

Llegando a la mitad sonaron The Pale King, Children of the Next level o Alone in the dark, que anunciaba que la noche estaba llegando a su final y como era de esperar, el público se dejó la piel (alguno de manera literal) en uno de los mosh pit de la noche.

Kreator

Era el momento que todos esperábamos, los alemanes Kreator llegaron para demostrar lo que ya podemos escuchar en estudio, que por ellos los años pasan para bien, y es que en estos últimos años la banda ha conseguido un nivel casi soñado. 

Un show marcado por lo extremo, la violencia y una puesta en escena equiparable a cualquier otra gran banda actual.

Abrían su show con Violent Revolution y con eso engancharon a los cuatro despistados que no se habían percatado de lo que se nos venía encima. Fuego, potencia, puños en alto, velocidad y pasión. Hate Über Alles, tema homónimo de su nuevo trabajo, fue la siguiente en sonar, y tras esta una buena lista de clásicos, y no tan clásicos como Phobia, Terrible Certainty, Hail to the Hordes, 666 – World Divided o Enemy of God fueron configurando un perfecto set list para los oídos de todos. 

Ya no solo la puesta en escena fue más que admirable, si no que la banda gozó de un gran sonido aquella noche en Villena. 

Para acabar como dos cohetes llegaron Flag of Hate y Pleasure to Kill.

Adventus

Sabor agridulce para la banda que actualmente lidera Víctor García. Se dieron a conocer poco tiempo después de la pandemia y todavía no habían podido hacer su debut en directo. Algo que Víctor se encargó de recordarnos largo y tendido durante el concierto.

Sus compañeros de banda no son desconocidos, pues se ha rodeado de antiguos amigos y miembros de sus bandas como Manuel Ramil (teclados), Fernando Mon (guitarra), Luis Melero (bajo) y Alberto Ardines a la batería.

No sabíamos que esperar de Adventus pues sólo cuentan con un disco de estudio y algunos esperábamos alguna sorpresa del concierto. Bien es cierto, y como no podía ser de otra manera, la banda interpretó su trabajo «Morir y Renacer» de principio a fin. Los temas más cañeros del disco tuvieron buena acogida como Dame una razón o Llorar no sirve de nada. Bajaron las revoluciones para Parte de tu vida para acabar con la exaltante Más fuerte que el dolor.

Los problemas del principio de sonido se subsanaron rápidamente -por suerte- pero vimos a la banda comedida y no llegaron a soltarse del todo. Tras la actuación que duró algo más de 50 minutos la banda se despidió sobriamente. Teniendo en cuenta que acabaron más de 30 minutos antes de lo que su actuación estaba planeada, nos pilló de sorpresa el final del concierto.

Sin duda la banda necesita más rodadura, pero volveremos a verlos pronto en momentos más lúcidos.

Runa Llena

El segundo día del festival lo cerraba la banda de reciente creación Runa Llena, que no de reciente experiencia. La banda que crearon Carlitos y Frank al salir de Mägo presentaron su disco AON entregados en cuerpo y alma al público. No supimos bien cuándo empezó el concierto, pues tocaron «Keltoi» de manera íntegra, que luego resulto ser una prueba de sonido.

Con la misma Keltoi dieron comienzo minutos más tarde. Unos Runa Llena que entraron en último momento y quizá por eso no estuvieron a la altura de lo que se esperaba, aunque los valientes que aguantaron a esas horas los disfrutaron. Para aquellos que esperaban ver a Mägo la sorpresa fue que no tocaron ninguna de su antigua banda. Entre las mas coreadas, «Un nuevo comienzo» u «Océanos de soledad«.

Un final algo agridulce para este segundo día que entre cambios de bandas y horarios inconclusos dejaron al fan algo descolocado.

Jolly Joker

Los valencianos llegaron para poner punto y final a la noche del jueves con su salvaje directo capaz de  despertar a los valientes que aún quedaban en el recinto del Leyendas a esas horas.

Lazy cada día me sorprende más con esa voz desgarradora, y ver a  Andreas y a Jannick con una excelente forma, ya que no sólo saben como hacer sonar a las mil maravillas las cuerdas de sus instrumentos, sino que saben como moverse en el escenario. Y por eso la puesta en escena es tan brutal.

Cuando alguien dice Jolly Joker, a mi se me viene encima una sensación de disfrute máximo, de cachondeo y canallismo, además de grandes discos. Loud & Proud, su último disco llega con fuerza, y por el momento los ha puesto en el Mark Reale del Leyendas y en otros grandes escenarios del país, pero no dudo que los veremos en los Main Stage muy pronto, porque sinceramente se lo merecen. 

Redacción: Andrés Aranguren, Yolanda Sabater e Irene Kilmister
Fotografías: Irene Kilmister y Javier Paredes (Feuerschwanz)

Compartir

1 comentario

  1. Y exactamente, que esperábais de Runa Llena??? Que tocaran un setlist de Mago??? Ya se han hartado a decir que no son mago, y que sólo tocarán temas de estos en conciertos propios donde tengan más de 1 hora de tiempo para tocar.

Deja un comentario