CRÓNICA: THERION + ELYOSE + ANTALGIA (Madrid)

1

THERION + ELYOSE + ANTALGIA

MADRID – 4 OCTUBRE

SALA ARENA

Una vez finalizado el verano y su consiguiente inactividad en cuanto a conciertos se refiere, el de Therion era una ocasión perfecta para retomar el pulso del directo; además era una fecha irrenunciable ya que tras un cuarto de siglo de carrera, el fundador de la banda, Christopher Jonhson ha anunciado que Therion sufrirá un parón y que no girarán ni editarán disco en un largo periodo de tiempo.

Suena un poco a despedida, así que no podíamos perdernos uno de sus últimos conciertos en nuestro país. Además de Therion, la noche la completaban los franceses Elyose y los españoles Antalgia.

ANTALGIA

Llegamos a la sala con el concierto empezado, así que no pudimos escuchar más que 3 temas, pero por lo que vimos y escuchamos, Antalgia no realizó un mal show. El sonido no estuvo mal, y quizá faltó un poco más de conocimiento de las canciones por parte del público, pero los temas de su “Perception of Reality” sonaron compactas.

 

La que más nos gustó fue “The invisible mechanism”, un ejemplo perfecto de las virtudes de una banda que a buen seguro dará que hablar en el futuro.

ELYOSE

A diferencia de Antalgia, poco positivo podemos sacar de la actuación de Elyose. De lo poco que conocíamos del grupo nos llamaba la atención su uso de la electrónica en sus canciones, pero en directo pasó prácticamente desapercibida.

Excluyendo el tema “Overload”, donde si que se pudo entrever parte de originalidad, el resto del show se caracterizó por su frialdad. Justine Daaé se esforzó a base de simpatía y un español más que correcto, pero el resto de la banda no estuvo a la altura, y lo cierto es que lo más destacable es la fuerza visual de su frontwoman.

También sonaron, entre otras, “Elévation”, “L’Orientale”, “Incandescene” y “Believe”.

THERION

Como comenté al comienzo de esta crónica, esta gira supone la retirada -no se sabe si temporal o definitiva- de Therion, al parecer, Christopher Jonhson quiere centrarse en la composición operística, y lo cierto es que no me extraña, ya que tras ver un concierto de Therion uno no sabe si ha asistido a una ópera lírica o a un evento metalero.

Sí, muchos dirán que precisamente esa es una de la grandezas de esta banda tan poco común y tan poco previsible, pero personalmente me aburrieron un poco. Admito que musicalmente son sobresalientes, rebosan calidad y su directo es impecable en cuanto a ejecución, pero al final uno tiene la impresión de que pegaría más estar viéndolo en la butaca de un teatro que en una sala de conciertos.

Christopher Johnson es demasiado sobrio, le falta un poco de cercanía con el público, algo que intentan subsanar sus dos vocalistas líricas (Lori Lewis y Linnea Vikström) y su vocalista masculino Thomas Vikstrom.

El concierto empezó con la intro “O fortuna”, seguida de “Son of the sun”, “Via nocturna” y “The flight of the lord of files”.

Como ya he comentado, musicalmente impecables, cuadrar el sonido de 8 personas sobre las tablas no es algo trivial, pero todo sonaba cristalino, equilibrado y en su sitio, algo vital para hacer justicia a composiciones tan complejas.

“Abraxas” y “Vanheim” fueron bien recibidas, aunque no tanto como la interpretación acústica de “Lemuria”, pese a que en la parte final de la canción la guitarra electroacústica de Jonhson dejó de sonar. Tras este intervalo de relax, vuelta a la intensidad con “Gothic Kabbalah” y “The Siren of the Woods”, seguidas de “Ginnungagap”, “Land of Canaan” y “Wine of Aluqah”.

Del grupo, Thomas es el que más fuerza escénica tiene, desempeña muy bien su papel, y la voz de Lori es de esas que cautivan por su fuerza y personalidad; Chritan Vidal puede pasar un poco más desapercibido, pero su forma de atacar las seis cuerdas es más ardiente que la de Johnson.

Un setlist largo, con un poco de todo, de los que suenan a despedida, de la parte final, “The Rise of Sodom and Gomorrah” encendió al púbico, y con “The Khlysti Evangelist”, “une fleur dans le coeru” y “Son of the Staves of Time” llegamos al primera retirada, para una vuelta con la guinda final en forma de “The wondrous world of punt”, “The Blood of Kingu” y “To Mega Therion”

¿Conclusión? es una pedazo de banda pero su directo se me antoja demasiado denso, casi dirigido exclusivamente a sus seguidores más acérrimos y no a advenedizos como el que os escribe.

Texto y fotos: Juan José Díez

Compartir

1 comentario

  1. Pingback: ENTREVISTA: ANTALGIA (Noviembre 2012) | Max Metal

Deja un comentario