CRÓNICA: DOWNLOAD FESTIVAL MADRID 2018. SÁBADO 30 (Madrid) – Junio 2018

1

DOWNLOAD FESTIVAL 2018

30 JUNIO 2018 – CAJA MÁGICA

MADRID

Tercer día de festival, donde de nuevo 35.000 personas asistieron a la Caja Mágica para disfrutar de una buena dosis de metal. En total, sumando los tres días del evento, han sido 105.500 metaleros, lo que demuestra el éxito de convocatoria del Download Festival.

Como todos los días, hubo colas para entrar a los primeros conciertos, y como punto a mejorar de cara al futuro, no vendría mal que la hora de apertura fuera antes, ya que muchos de los que quieren disfrutar de los primeros shows, acaban llegando tarde.

download-colas

SHINEDOWN

Estos americanos no se prodigan mucho por España, así que el “madrugón” de este sábado estaba más que justificado. Sinceramente, aunque sabía que son una banda de calidad indudable, no tenía muchas expectativas. Comenzar tan pronto, con no mucha gente, y con una duración corta no hacía presagiar lo mejor, pero me equivoqué de lleno.

shinedown2

Exprimieron cada minuto, y pese a que Brent Smith estuvo muy hablador, supieron condensar todas sus virtudes y ofrecer un muy buen concierto. Como hemos dicho, Brent estuvo muy comunicativo y simpático, bajando al público, chocando las manos con todos y como si de un sacerdote se tratara, instando al público a abrazarse para corear uno de sus temas.

shinedown1

Comenzaron con “Sound of Madness”, “Cut de Cord” y “Unity”, seguidos de “Enemies” (donde buena parte del público se abrazó tras la petición de Brent), Para el final, “Second Chance”, “Diamond Eyes” y “Devil” como punto final.

Aunque tuvieron un volumen superior al necesario, gozaron de buen sonido, y convencieron con creces. Se hizo corto.

THE HELLACOPTERS, CROSSFAITH

Este es uno de esos momentos a los que a uno les gustaría ser el gato de Schrödinger y estar de forma simultánea en dos realidades. No quería perderme a los míticos Hellacopters, pero tampoco quería dejar pasar la oportunidad de ver por primera vez en España a una banda tan peculiar como a los japoneses Crossfaith. ¿Solución? Conformarme con ver el inicio de Hellacopters y primar uno de esos conciertos difíciles de ver.

Y así, con su habitual gorra, Nicke Anderson comenzó a regalar dosis de su rock festivo, por cierto, acompañado de Dregen a la guitarra que hacía doblete en este Download Festival tras su actuación con Backyard Babies.

the-hellacopters

Solo pude ver “Hopeless Cas of a Kid in Denial”, “You Are Nothing” y “The Devil Stole ..”, pero suficiente para saber que encandilaron al público. La gente disfrutaba con una formación que tiene aura de grupo de culto por algo…

A simple vista los japoneses Crossfaith puede parecer una banda de adolescentes recién llegados, pero ahí donde se les ve, tienen cuatro discos editados, y visto lo visto en Download, ahora podemos afirmar sin miedo, que tienen un directo brutal.

crossfaith1

Su comienzo fue atronador, para ello ayuda su peculiar y original propuesta, con mucha electrónica… y es que su inicio parecía más una sesión de música electrónica, pero fue ideal para insuflar una inyección de adrenalina en el público, que supieron alimentar durante todo el show con su entrega y explosividad desmedida.

crossfaith2

Y es que es imposible quedarse parado con una banda tan activa, y una música tan efervescente. Así que a medida que ejecutaban “System X”, “Xeno”, “Monolith”, “Freedom” , “Countdown to Hell” o “Leviathan” se iban metiendo al público en el bolsillo. Buen momento cuando hicieron que el público se sentara para posteriormente explosionar en botes con sus cambios de ritmo.

crossfaith3

Tuvieron muy buen sonido, y sirvió como reconstituyente al cansancio tras las dos jornadas previas de maratón metalero. Valió la pena no ver íntegramente a The Hellacopters.

VOLBEAT

Aún recuerdo cuando a un concierto de Volbeat en Madrid íbamos poco más de 50 personas. Como ha cambiado el cuento en estos años. Han sufrido un merecido crecimiento exponencial, y su propuesta cada vez convence a más gente.

volbeat1

Con buen sonido generalizado, ofrecieron un concierto marca de la casa, ejecutando esos cortes festivos que en directo siempre suenan más potentes que en los discos. Michael Poulsen es un gran frontman, y además canta a las mil maravillas, su tono es único y tiene mucha personalidad, y es uno de los artífices de ese éxito cada vez más masivo.

volbeat2

Buena selección de temas, tirando de sus cortes más efectistas, y en una ejecución tan rápida que les sirvió para tocar un tema más del previsto. No faltaron clásicos como “Lola Montez”, “Sad Man’s Tongue”,”The Devil’s Bleeding Crown”,  “Goodbye Forever”, dedicado al recientemente fallecido Vinnie Paul, “Black Rose” o “Still Counting”

volbeat3

Lograron activar la vena danzarina del público del Download, y eso no es moco de pavo, que los metaleros no bailamos… 😉 Buen show.

JUDAS PRIEST, IN THIS MOMENT

Nuevo momento gato de Schrödinger, y si cabe más complejo que el anterior. ¿Sacrificar a uno de los grandes como Judas Priest para ver por primera vez la teatral actuación de In This Moment? ¿Pasar de In This Moment pese a saber que se deja ver muy poco por Europa? Lo mejor, solución salomónica, ver el inicio y el final de Judas, y buena parte de In This Moment.

Meter a Judas Priest en el Stage 2 fue un error, claramente se quedó pequeño, y es que este escenario no tiene tanto espacio como el principal, con lo que la multitud empezó a crecer a lo ancho… y se hizo un poco difícil ver al Metal God y compañía.

judas1

Comenzaron con “Firepower”, donde vimos a Halford ataviado con uno de sus clásicos estilismos, quizá algo más espacial de lo que acostumbra y con mejor voz que en otras ocasiones. Cuando canta en los tonos graves, lo hace a las mil maravillas, y aunque cada vez ha ido sacrificando más las partes agudas, logra que su voz esté a buen nivel durante todo el show, con lo que es perdonable.

judas2

Siguieron “Grinder” y “Sinner”, con un Richie Faulkner que se ha convertido en el integrante que aporta más vitalidad sobre el escenario, y a un Andy Sneap haciendo bien su trabajo de emergencia sustituyendo a Glenn Tipton. A todo esto, y como viene siendo habitual, Ian Hill cogió su baldosa, y escrupulosamente no salió de ella durante estos tres primeros temas.

Tocaba sacrificar la parte central del show, y correr al Stage 3 para ver a In This Moment, donde pudimos disfrutar del teatral comienzo de su show, donde las máscaras, la bailarina de acompañamiento, el humo y el viento logra un concepto muy visual y efectista, un show muy a lo Lady-Gaga pero impregnado de pura esencia metalera.

inthismoment1

Simplemente con el tema inicial “Blood” vimos la potencia vocal de Maria Brink, que forma de atacar un tema, sin especular, con una fuerza desbordante, y sin dejar de lado la coreografía donde adquiría protagonismo su vestido echo de jirones blancos que reaccionaban con la fuerza de los ventiladores, logrando esa estética de videoclip permanente.

inthismoment3

Siguieron con “River of Fire” y “Adrenalize”, donde de nuevo sorprendió la potencia de su voz, no solo tiene un tono único con mucha personalidad, si no que además lo logra con una potencia y facilidad envidiable. Hubo varios cambios de modelos, de máscaras, incluso de guantes, por cierto, estos últimos de largas uñas también aportaban mucha fuerza al espectáculo.

inthismoment4

In This Moment es como mezclar  la mejor época de Marilyn Manson, y las producciones pop de Lady Gaga. Se agradece un cuidado por la coreografía, aunque obviamente sin descuidar la música, donde “Roots” o “Big Bad Wolf” sonaron también atronadores.

Lamentablemente, no pude ver el final, tocaba correr de vuelta al escenario donde Judas comenzaba la parte final de su actuación. Llegué justo al momento moto final de “Painkiller”, donde Halford estuvo comedido…no forzó mucho los agudos, pero quedó bastante bien. Por cierto, por si alguien lo dudaba, Ian Hill seguía en su misma baldosa.

judas3

Para los bises, menos mal que volvimos, llegó la sorpresa de la aparición en el escenario de Glenn Tipton (para los despistados, no gira con la banda por problemas con el Parkinson). “Metal Gods” sonó bien, incluso Halford no hizo esos movimientos tan “chiquito de la calzada”, esta es una de las canciones que mejor sirve de ejemplo de las virtudes de la voz grave de Halford.

judas4

“Breaking the law” estuvo mejor que en las últimas giras, y por fin Halford la canta y no hace esa estupidez de girar el micro para que sea el público el que haga el trabajo, y como guinda final, un “Living After Midnight” que logró la euforia de una audiencia siempre fiel con los clásicos.

OZZY

Sorprendente buen nivel el ofrecido por Ozzy Osbourne. No esperaba gran cosa de este concierto,  pensaba que Ozzy y su voz ya no estaban para los trotes de una gira tan extensa, pero rindió a un nivel más que notable, con gran sonido y acompañado de la gran banda que tiene, firmaron uno de los mejores conciertos de la noche.

Escenario currado, comandado por una gran cruz al fondo, secundada por sendas pantallas gigantes, y un juego de luces muy dinámico. Ozzy es un ser entrañable, y su simple entrada en el escenario logró arrancar una atronadora ovación, que se multiplicó con los gritos iniciales del “Bark at the moon” donde todo sonaba a las mil maravillas, su voz, la guitarra de Zakk Wylde, así como el resto de la banda.

Tuvimos buena dosis de los icónicos movimientos y carreras de Ozzy sobre el escenario, sí, pese a su edad sigue con esas carreritas tan marca de la casa, así como de esos aplausos normalmente carentes de ritmo , que resultan super entrañables.

Tuvimos al icono, pero tuvimos también al músico, y por ejemplo “Mr Crowley” estuvo sublime, y es que aunque peque de reiteración, Ozzy cantó muy muy bien.”I don´t know”, “Fairies Wear Boots” y “Suicide Solution” fueron las siguientes en sonar, en este caso hay que destacar la labor de Zakk Wylde, que con su falda y su apabullante presencia escénica, clavó unos solos estratosféricos.

ozzy

Obviamente los clásicos como “No More Tears” o “War Pigs” lograban arrancar las mejores reacciones del público, mientras que otros como “Road to nowhere”, o “I don’t want to change the world” quedaban para los fans más acérrimos.

Zakk hizo un extenso medley instrumental con múltiples solos, donde se bajó al público e hizo gala de su dominio a las seis cuerdas. Este, junto con el solo de batería posterior, fueron los únicos momentos aburridos del concierto, y no hacían falta, ya que los propios solos de las canciones eran más que suficientes, además, Zakk los ejecutó maravillosamente, con mucho feeling.

En la parte final llegaron los clasicazos, “Shot in the dark”, “Crazy Train”, “Mama i’m coming home” y como punto final, un “Paranoid” de seguimiento masivo.

Ole Ozzy Osbourne. Sorpresa positivísima de la noche.

Y hasta aquí llegó el festival para Max Metal, tres días exitosos de conciertos, donde obviamente hay espacio para las mejoras, pero que en líneas generales, saca nota alta. Como resumen, dejamos estos datos:

  • Jueves vs Viernes vs Sábado: sábado
  • Mejor concierto: Parkway Drive
  • Decepción: los fallos durante el show de A Perfect Circle.
  • Aspectos mejorables: accesos, pulseras de plástico, y alguna firma de bandas con obligación de pasar por caja.
  • Novedades acertadas: punto de información contra el acoso. Yamaha Stage.
  • Edición 2017 vs Edición 2018: empate.
  • Bandas clásicas vs Nuevas bandas: empate
  • Guerra Olor a Mierda vs Raza humana: Olor a mierda

La organización ya está trabajando en la edición de 2019, aunque tal y como han manifestado, su continuidad en el recinto de la Caja Mágica, incluso en Madrid, está en duda.

ya estamos trabajando en la edición de 2019, aunque la complejidad burocrática, la incertidumbre jurídica, los escasos servicios públicos de transporte y las condiciones de algunos aspectos clave del recinto nos hacen plantearnos la continuidad del festival en La Caja Mágica y en Madrid”.

Esperemos que esas trabas se solucionen y si no, que al menos este festival se asiente en España y siga por muchos años, ya que una propuesta metalera tan extensa, siempre es bienvenida. Esos 105.500 personas demuestran que hay ganas. Nos vemos en 2019.

Texto: Juan José Díez

Fotos: Download Festival

Compartir