WARCRY – ALFA

0

WARCRY – ALFA

JAUS RECORDS

7/10

 

Warcry nunca será una banda que arriesgue y enarbole una revolución musical, lo suyo es puro continuismo, pero lo cierto es que si algo funciona ¿para qué cambiar?. Esa parece ser la máxima a la que se han suscrito los asturianos, ya que disco a disco son adeptos a un sonido más que reconocible y al que el grueso de sus seguidores se mantiene fiel.

Lo cierto es que Victor García y los suyos son una banda prolífica que firman más o menos un disco cada dos años, y a ese ritmo sería muy posible decaer en calidad y acabar firmando trabajos que navegaran por la mediocridad, así que aunque sea cierto que tiran por el camino fácil, lo cierto es que mantienen unos estándares de calidad que les engrandece.

En algún momento de su carrera sí que han optado por introducir alguna pincelada más progresiva o hardroquera, pero en este caso tenemos a los Warcry más puristas, heavy metal melódico de bandera con protagonismo de la voz de Victor, sólos de guitarra efectistas, y los adornos justos de teclado para aportar ese toque melódico tan característico.

La gran arma de Warcry sigue siendo el vozarrón de Victor, cuya potencia y sentimiento logra enmascarar las deficiencias existentes en ciertas rimas demasiado forzadas o simplonas, así como en una lírica por momentos demasiado tópica, un problema menor que no resta mérito a un disco coherente y equilibrado.

Lo dicho, el sonido más clásico de Warcry, con temas variaditos en los que hay cabida para todo, desde medios tiempos, hasta temas más potentes y veloces (“Ardo por dentro”) pasando por otros con cierto aire grandilocuente que por momentos recuerdan a Manowar – es que personalmente, el comienzo de “Alma de conquistador” me recuerda, salvando las distancias, a “Hail and Kill”.

Dudo mucho que el seguidor tradicional de Warcry se sienta defraudado con este trabajo, y para los recien llegados, este es otro disco tan bueno como cualquier otro para tomar contacto con el grupo, ya que le representa a las mil maravillas.

Juan José Díez

Compartir

Deja un comentario