CRÓNICA: DOWNLOAD FESTIVAL MADRID 2019 – SÁBADO 29 : Las máscaras y los vikingos conquistan Madrid – Junio 2019

2

DOWNLOAD FESTIVAL 2019

MADRID – 29 JUNIO 2019

CAJA MÁGICA

Con una temperatura aún más alta que el día anterior, un sol abrasador y un asfalto incandescente, podríamos decir que el verdadero festival comienza cuando el sol empieza a bajar. Antes de eso, lo único que se puede hacer es sobrevivir. Aguantar a la solana un concierto con 42 grados resulta algo titánico, de ahí que durante los primeros conciertos de Red Fang o El Altar del Holocausto, el grueso del público se concentrara en las zonas de sombra.

sombra

Por cierto, encomiable El Altar del Holocausto, que con semejantes condiciones aguantaron estoicamente con toda su indumentaria, capuchas incluidas.

altar

Con Rival Sons llegó la primera tregua meteorológica, el sol pasó de nivel dracarys a nivel quemadura grado 2, con lo que el público se animó a ver íntegra la propuesta setentera de un grupo de lo más interesante. El stage 2 contó con un mejor sonido que el primer día, y Rival Sons sonaron a las mil maravillas, impregnando de aire setentero un festival que ganó en afluencia respecto al primer día, y que se notó sobre todo en los puntos de agua y los baños.

“Back in The Woods”, “Pressure and Time”, “Electric man”, “Too Bad, “Face of Light”, “Torture”, “Open My Eyes” y “Do You Worst” fueron los temas que tocaron, destacando sobre manera la gran labor vocal de Jay Buchanan y la barba tras los teclados de Todd Ögren.

rivalsons

Bonito detalle el de los miembros de seguridad que repartía botellas de agua por las primeras filas, además de refrescar insistentemente con las mangueras a buena parte de la concurrencia. El sol daba una tregua, pero seguía siendo duro.

agua

AMON AMARTH

Estos últimos  años el estatus de los suecos Amon Amarth ha vivido un permanente y merecido ascenso. Sus discos son siempre notables y sus directos son totalmente explosivos, dotando a su metal vikingo de una personalidad llena de melodías coreables que hacen de sus conciertos una experiencia total.

Su concierto en este Download Festival estuvo a la altura esperada, quedando deslucido únicamente su comienzo por la poca gente que había en las primeras filas reservadas a las entradas Vips, pero pese a eso, conquistaron y encandilaron a Madrid con un show ardiente, tanto por los 42 grados de los que se quejó Johan Hegg, como por el tsunami de fuego usado durante su actuación.

amonamarth

Tras una bienvenida dada en un correcto castellano, comenzaron a desgranar sus temas más representativos, firmando un inicio atronador con “The Pursuit of Vikings” donde todo el público se unió en comunión en un estribillo ideal para el directo. Buen sonido generalizado, salvo en “Deceiver of the Gods” donde la voz quedó un poco oculta tras el volumen de la guitarras, algo que se solucionó con “First Kill” y “The Way of Vikings” (momento en el que salen dos figurantes vikingos a pelear….alguien debería decirles que esta parte resulta un poco cutre).

amonamarth2

“Asator”, “Crack The Sky”, dieron paso a “As Loke Falls”, con esos riffs avasalladores, y tras “Legend of a Banished Man” llegó “Death in Fire” donde el fuego en el escenario subió hasta unos niveles estratosféricos. Por cierto, todas las columnas de fuego perfectamente coordinadas con la música y los cambios de ritmo… efectismo puro que gustó.


Ver esta publicación en Instagram

Así se las gastan @amonamarth en el @downloadfestmad . ¿Tienes calor? Toma 2 tazas más… 😂

Una publicación compartida de Max Metal (@max.metal) el

“Shield Wall”, “Raven’s Fligh” encaminaron la actuación hacía el final, sabía a poco porque estaba siendo un conciertazo sublime, algo que llegó al sumum con “Guardians of Asgaard” el momento comunión público-banda de “Raise Your Horns”, y la guinda final con “Twilight of The Thunder God” donde una gran cortina de chispas sirvió de telón final.

Sin duda uno de los mejores conciertos de todo el festival. Elevaron mucho el listón y se lo pusieron difícil al resto.

STONE TEMPLE PILOTS

Pese a que la historia de esta banda está marcada por la tragedia, con 2 de sus vocalistas fallecidos en trágicas circunstancias (Scott Weiland por sobredosis, y Chester Bennington por suicidio), la banda no se rinde y ahí sigue intentado reverdecer viejos laureles con la energía de un joven y nuevo cantante, que por cierto recuerda mucho en sus ademanes al gran Weiland, y en su apariencia a Barney Stinson de “Como conocí a vuestra madre”

Hicieron un concierto sobrio, sin telón de fondo ni adornos, donde repasaron buena parte de sus éxitos, sonando bien y ofreciendo al público lo esperado. A estas alturas, el ya característico hedor de esta zona hizo su aparición, hasta el punto que Jeff Gutt dijo en tono de broma, “eyy, oléis a Navidad”… y es que hay momentos que resulta verdaderamente desagradable.

stp

Hubo momentos para el recuerdo, como cuando Jeff se puso una camiseta con el rostro de Weiland, aunque si hay que quedarse con un momento que destacara sobre los demás, ese sería cuando interpretando un tema de su último disco, Jeff bajó del escenario y cantó entre el público, logrando el entusiasmo de un público que acabó con la satisfacción dibujada en sus rostros.

Sobrios e irreprochables.

SLIPKNOT

El tirón de Slipknot entre el público está fuera de toda duda, en un hipotético combate de camisetas, la de Slipknot ganaría de calle, se notaba que la gran mayoría estaba allí para verlos a ellos, y personalmente, me mostraba escéptico respecto a su actuación, después de lo visto en Amon Amarth, ¿serían capaces de superarlo? El público juzgará, pero ofrecieron un grandísimo espectáculo, rebosante de fuerza, potencia y efectismo.

Un escenario apabullante, que junto -una vez más- con el fuego, abrumaron a las 23.000 almas que se congregaron en este segundo día de festival. Slipknot es una banda bipolar, desata amor y odio a partes iguales, y lo hace con gran efervescencia, desde luego es indudable que su propuesta es única. El comienzo del show fue de lo más cañero, y en cierta medida, no pudieron mantener esa potencia, pero resulta muy difícil igualar lo que consiguen “People=shit”, “(sic)” o “Get This”. Personalmente los prefiero cuando se ponen más melódicos y bajan revoluciones, algo que llegó tras “Unsainted” y “Disasterpiece”, con un “Before I Forget” magistral.

slipknot

Con “Disasterpiece” seguían poniendo baldosas de un sendero que conducía irremediablemente a la demencia, y el dúo “Psychosocial”, “The Devil in I” logró una de las mayores comuniones de la noche.

La nueva máscara de Corey Taylor ha levantado polémica desde que hizo su aparición, y lo cierto es que daba un poco de grima, quizá sea lo que busca, a mí no me gusta en exceso y creo que ha usado mejores, pero sea como fuere, esta banda sigue teniendo una imagen imponente que además acompañan de un gran desempeño sobre las tablas. Con “Prosthetics”, “Vermillion”, “Cuter”, “Sulfur”, “All Out Life” y “Duality” se llegó al final, con discursos de agradecimiento donde Taylor puso énfasis en la familia metalera.

Para los bises, “Spit it Out” y “Surfacing”. Esta banda seguirá levantando ampollas y encendidos debates, pero está fuera de toda duda que ofrecen un espectáculo de altura.

LEPROUS

Menudo cambio de tercio, tras la irracionalidad sonora de Slipknot, pasamos a la elegancia y pulcritud de los nórdicos Leprous. Pensé que a estas alturas de la noche íbamos a estar 4 gatos, pero Leprous congregaron a un buen número de fieles.

Y no defraudaron, en los 50 minutos de actuación demostraron el porque es una de las bandas de corte progresivo que más ha crecido en los últimos años, su propuesta está llena de calidad, originalidad y elegancia, y sobre las tablas funcionan como un puto reloj suizo, es como estar escuchando el disco, sonido cristalino y pulcritud elevada a la máxima potencia.

La voz de Einar no gusta a todo el mundo, pero clava todas y cada una de las notas, no se ahorra una nota por extrema que sea, y con su peculiar forma de moverse sobre el escenario, transmite una intensidad contagiosa.

También destacable el uso del violonchelo, ya que su sonido dotó de más personalidad a una música ya cargada de marcado carácter. Lástima que no tocaran “Slave”, única mancha de una actuación 100% impecable. (“Bonneville”, “Stuck”, “The Cloak”, “Third Law”, versión de Massie Attack “Angel”, “The Price”, “Mirage” y “From the flame”)

 

Y tras ellos, retirada, litros de after sun, y a recargar pilas para un tercer día.

Juan José Díez

Compartir

2 comentarios

  1. QUE UN MEDIO NACIONAL NO LE DE COBERTURA A LAS BANDAS NACIONALES ES UNA VERGÚENZA… PARECE QUE LOS FESTIVALES IMPORTANTES SON SOLO PARA BANDAS GRANDES Y NO PARA NACIONALES.

  2. Pingback: Slipknot estrena nuevo tema y videoclip “Solway Firth”

Deja un comentario