PACO VENTURA – Madre Tierra

0

PACO VENTURA – Madre Tierra

Animal Graphics

9/10

El mismo Paco Ventura hubo de aclarar ante los medios que este trabajo se trataba de un proyecto paralelo y que Medina Azahara siempre sería su prioridad. Sin embargo, es un punto a favor que los músicos, pese a tener su banda principal, se aventuren a embarcarse en este tipo de empresas y salgan discos como este.

Si juntamos la habilidad de Paco Ventura a las seis cuerdas junto a la maestría de tantos otros músicos de los que se ha rodeado, y de explotar un género para casi todos desconocido, como es la música instrumental, salen álbumes de esta calidad como es “Madre Tierra”. Segundo trabajo en solitario tras su “Black Moon” que vio la luz en 2015, y que no era instrumental.

Por una parte, es innegable que tras tantos años en Medina Azahara, el guitarrista se ha curtido en los sonidos del panorama nacional e internacional, y este disco es una muestra de todo ello y del paso de todos los años que él ha recorrido sobre los escenarios. Las colaboraciones no son moco de pavo, y es que podemos encontrar nombres de la talla de Stuart Hamm, Rudy Sarzo (Quiet Riot, Ozzy Osbourne, Whitesnake, Manic Eden, Dio, Blue Öyster Cult, Geoff Tate’s Queensrÿche y Devil City Angels) , Mike Lepond (Symphony X, Ross The Boss), Michael Angelo Batio, Joey Tafolla, Malek Ben Arbia, Jimmy Waldo, Maya Yoshida, Toni Franklin, Phil Sousan, Jennifer Batten, Matan Shmuely, Kiko Loureiro, Jorge Salan y Daniele Gottardo… Músicos que no necesitan presentación. Ante tal elenco, qué puede salir mal, francamente.

Por último, no podemos pasar por alto el que haya apostado por la música instrumetal. Parece ser que es un género que poco a poco va abriéndose paso en nuestro país, y un género que anteriormente causaba no rechazo, pero si desinterés, ahora empieza a re-surgir. Si no que se lo digan a Toundra, al Altar del Holocausto, aunque sendos grupos estén muy lejos del estilo que Paco Ventura ha querido adoptar en este disco.

En este disco encontraremos temas largos, con riffs interminables, sintonías pegadizas y melodías recurrentes, todo en una perfecta armonía y siempre llegando a un sentido que le acaba de dar forma a la canción.

El primer tema, homónimo del disco “Madre Tierra“, en el que colaboran Matan Shmuely, Phil Sousan y Malek Ben-Arbia, sirve de introducción a la vez que presenta una melodía accesible y que hace engancharse al resto del disco. Todos y cada uno de los solos de guitarra del disco son irremplazables, pero en este tema mucho más cuando le confiere ese contraste entre lento y presto entre ambas partes del tema.

Todos los temas siguen la misma estructura, con su introducción, nudo y desenlace, muy distinguibles en todos, así podemos detectarlo en “Hayabusa“, donde colaboraron Stuart Hamm y Michael Angelo Batio, o en “Tu vida” junto con Stuart Hamm, Joey Tafolla y Jimmy Waldo. Partes plagadas de virtuosismo. También se notan los arreglos de mezclas y mastering a posteriori de grabar todas las voces para que todo cuadre al unísono. Una de las ventajas del siglo XXI.

Elementos diferentes como sonido de triángulo o cuerda frotada en “Genzai” (feat. Rudy Sarzo y Maya Yoshida), se nota la influencia oriental plasmada en este tema.

Sirven de división del disco, dos temas interpretados únicamente por Paco Ventura como son “Fuga Rampante“, con ritmos y acordes que recuerdan al mismísimo Bach y “Wind of Damascus“, con toques orientales y étnicos, a los que se le añaden una voz de algo parecido al “cante jondo”, uno de los pocos guiños a la voz que encontramos en el disco.

Siguiendo esta temática árabe y oriental encontramos el siguiente tema “Arabestia (Matan Shmuely, Kiko Loureiro y Malek Ben-Arbia).

Tras este guiño intercultural, recuperamos el aspecto más cañero y eléctrico del disco con los siguientes temas como son “Silver Sulfer” (Mike Lepond, Daniele Gottardo), “Take on Me(Mike Lepond) y “Guitar Land” (Toni Franklin y Jorge Salan). 

En esta segunda parte tampoco Paco Ventura quiso abandonar su aportación solista y encontramos “Tras el Espejo” y “Lágrimas de hielo“, que es la escogida para cerrar el trabajo. Dos temas con un trasfondo más profundo y más melancólicas. Esta última además recuerda a la Andalucía natal de Paco Ventura y a las reminiscencias con Medina Azahara. Un guiño precioso.

En conclusión, un trabajo elaborado y que he disfrutado de principio a fin. Sin duda toda una sorpresa y un trabajo idóneo para dejarse llevar por la música y para escuchar de fondo en cualquier momento del día.

Sobresaliente

9.0
  • 9
  • Nota de los lectores (3 Votos) 7.7
Compartir

Deja un comentario