ALICE COOPER: Biografía del padre del Shock Rock

1

Yo juego a golf por las mañanas y por la noche juego con monstruos. Nunca sacaré un palo de golf al escenario, pero sí podría jugar a golf como Alice Cooper

Vincent Fournier decidió un día tomar como seudónimo artístico el nombre de una de las supuestas brujas ajusticiadas en Salem. El resto es historia pues todo el mundo, dentro del negocio musical, sólo tiene palabras de admiración y agradecimiento hacia Cooper. Las brujas son vistas actualmente por las bandas de Shock Rock como símbolo de rebeldía y como heroínas que murieron injustamente.

Algunos historiadores han mantenido que todo el extraño complejo –el pacto con el diablo, el vuelo con escobas y el aquelarre- fue invención de los quemadores de brujas más que de las brujas quemadas”.

Alice Cooper0

Es un ejemplo a seguir y un modelo a imitar. Hablar de Cooper es hacerlo de boas constrictor, decapitaciones, un cuerpo de ballet en escena y horcas con las que colgarse. Hasta cuatro veces por concierto pierde la vida nuestro protagonista, algunas a manos de su hija Calico Cooper, la bailarina y artista que le acompaña en todas sus funciones. A pesar de haber sido uno de los anticristos más perseguidos del rock, sus fans quedaron en shock cuando Cooper anunció su conversión al cristianismo. Muchos vieron en ello un acto inimaginable, pues alguien capaz de colgarse, guillotinarse y ser considerado como uno de los pervertidores de la juventud americana no podía lanzarse a los brazos de Cristo. En su momento fue considerado como una traición de dimensiones bíblicas. A pesar de ello Alice no es precisamente un cristiano ejemplar ni un devoto practicante, pero sí que es libre de poder creer en lo que quiera, y eso no debería ser visto como algo imperdonable por parte de sus fans. Es similar a cuando Rob Halford de Judas Priest anunció su homosexualidad, siendo uno de los iconos metal por excelencia y habiendo dado siempre la imagen de supermacho. Otra de sus grandes pasiones es el golf, e incluso, Cooper posee un hándicap de mucho nivel que hasta podría permitirle competir a nivel internacional. Su biografía está plagada de referencias a este deporte, hecho que hizo que muchos fans perdieran los nervios al leerla. Que el padre del Shock Rock te hable del hierro 6 y de un “birdie” en vez de su alcoholismo en sus momentos bajos en los 80 desespera un poco…

TRAYECTORIA

“Love It to Death” sería su primer disco exitoso gracias a “I’m Eighteen”. En la década de los 70 la Alice Cooper Band disfrutaría de una etapa dorada y prolífica en cuanto a discos pues le seguiría “Killer”, “School’s Out” y “Billion Dollar Babies”. El disco “School’s Out” contenía algo muy especial con lo que Cooper jugaría con maestría: aplicar el Shock Rock al formato físico del disco. La carpeta aludía directamente al tema homónimo del disco y era un pupitre repleto de rayadas y escritos al más puro estilo adolescente. Pero lo mejor de todo es que las primeras ediciones poseían unas patas con las que montar el pupitre escolar. Incluso cuando uno abre el disco, ve en su interior el típico arsenal que todo niño ha jugado: tirachinas, canicas, cómics, navaja… El reverso es una hoja de exámenes, pero… hay más. Cooper añadió unas bragas de papel que podían colocarse en el mismo pupitre. Toda una pieza de coleccionismo y un perfecto ejemplo de Shock Rock aplicado al marketing. Como os podéis imaginar las reacciones de la época a semejante regalo fueron sonadas. Evidentemente en España de las bragas de papel no hubo ni rastro. La portada de “Billion Dollar Babies” en su primera edición de vinilo poseía una imitación de piel de serpiente. Su tacto era muy conseguido y parecía que el disco estuviese hecho de piel de reptil. Esta misma jugada la harían Aerosmith con la edición del fantástico “Get A Grip” de 1992, aunque esta vez imitarían el pelaje de la vaca de la portada. En 1972 la Alice Cooper Band aparecería en el programa de la BBC2 The Grey Old Whistle Test dónde interpretarían en directo “Under My Wheels”. Su vocación de provocador quedaría patente pues mientras interpretaba el tema simularía una masturbación al pie de micro. En esos discos el grupo coquetearía con el rock progresivo, pero pronto viraría el estilo hacia el hard rock, y su show pasaría a incluir el truco espectacular de la guillotina. Alice sería decapitado en escena. “Muscle of Love” supondría un importante bajón de popularidad y el resultado sería el abandono del grupo. Por un lado quedaría Alice Cooper en solitario y por el otro la Alice Cooper Band empezarían bajo el nombre de Billion Dollar Babies.

EN SOLITARIO:

Cooper iniciaría su singladura con un disco perfecto: “Welcome to My Nightmare”, posiblemente su mejor obra y seguramente la más compleja. Incluso contaría con un invitado de excepción: Vincent Price. Price, uno de los actores clásicos del cine de terror y símbolos de la Hammer, regalaría su profunda voz para narrar algunos pasajes. Existe un video de la gira titulado “Welcome to My Nightmare” en el que Cooper despliega un sinfín de medios y en el que podemos ver un show teatral con bailarines disfrazados de criaturas del inframundo (antes del “Thriller” de Michael Jackson) o marionetas que cobran vida. Podemos ver en esa gira elementos propios de Arthur Brown. La espada de Cooper ya era habitual (siempre interpreta un tema armado con una espada) y el show tiene una estructura con presentación, nudo y desenlace. En la interpretación de “Cold Ethyl” Cooper “da una paliza” a una muñeca de dimensiones de mujer adulta. Posteriormente en la interpretación de “Only Woman Bleed” la muñeca pasa a ser una mujer de carne y hueso. Cooper llegó a montar una tela de araña gigante en la que dos mujeres vestidas de araña trepaban por ella. En “Steven” Cooper pelea con un gigante ciclópeo a lo Polifemo con un ojo luminoso. Emparentable perfectamente al Eddie (mascota de Iron Maiden) habitual en los directos de Iron Maiden. Al final del tema Cooper consigue cortarle la cabeza.

alice-cooper-no-concibe-ni___l0-OtPjHt_1200x0__1

Este éxito se vería truncado por los excesos de Cooper pues su alcoholismo le llevaría a clínicas de desintoxicación y psiquiátricos. “Goes to Hell” sería un digno continuador, pero no podemos decir lo mismo de “From the Inside”, muy influenciado por las experiencias de Cooper en el psiquiátrico. Su experiencia en el sanatorio inspiraría también una de las portadas más complejas y espectaculares de la historia del rock. El disco mostraba la cara de un Cooper abstraído en plano detalle. En el iris de sus ojos podemos ver al resto de pacientes reflejados, mirando a Alice. Cuando abrimos el disco vemos una sala de espera en la que deambulan los personajes que aparecen en las letras de la obra. Una puerta nos conduce a la puerta de la habitación de Cooper y en la contraportada hay dos puertas de salida secundarias en los que los personajes son dados de alta y vuelven a la sociedad. “Lace & Whiskey” de 1977 tampoco elevaría el listón. Cooper toca fondo en este periodo sacando a la luz una serie de discos poco inspirados como son “Da Da”, “Flush the Fashion” y “Special Forces”.

RESURRECCIÓN:

Encontramos el renacimiento artístico y el final del túnel de Alice en 1986 con la aparición de “Constrictor”, un disco en el que se mete de lleno en el heavy metal y abandona sus flirteos con el pop y la New Wave de estos tres discos anteriores. “Raise Your Fist and Yell” mantendría la misma dinámica, bien secundada por un guitarrista como Kane Roberts. Una de las claves de su éxito era el uso melódico de los coros en canciones como “Teenage Frankenstein” y especialmente “Freedom” unidas a su personalísima voz. A eso hay que recordar que tiraría de una de las bazas más habituales, la carta ganadora que lleva por nombre Desmond Child, un compositor y productor que acostumbra a estar detrás de muchos de los singles perfectos de grandes artistas.

alice

En 1989 Cooper toca el cielo con el single “Poison”, una balada medio tiempo casi perfecta, que la MTV radió hasta la saciedad. El clip, con el paso del tiempo, ha quedado algo cutre y desfasado pero el tema sigue vigente y es uno de los clásicos imprescindibles de Alice Cooper. El camino estaba marcado y “Hey Stoopid” era la mejor continuación posible, otra gran colección de temas accesibles, sobreproducidos y efectivos.

Los 90 empiezan con el grunge y de pronto todo el hard rock festivo queda desfasado de la noche a la mañana. Cooper da otra vuelta de tuerca y apuesta por un retorno a las raíces rockeras con “The Last Temptation”. El disco vuelve a retomar el concepto de disco conceptual y hasta va acompañado de un cómic. Destaca especialmente el tema “Stolen Prayer”, que va acompañada con un coro de niños y en la que participa Chris Cornell de Soundgarden. Supo Cooper jugar rápido y bien, y fichó para el disco un reclamo infalible, al cantante de una banda emergente que posteriormente quedaría como clásica.

LOS 2000

La década del 2000 no empezaría de la mejor manera posible ya que Alice se metería de lleno en las influencias de Nine Inch Nails o Marilyn Manson dando como resultado discos como “Brutal Planet” o “Dragontown”, que no serían precisamente lo más inspirado de la bruja Alicia. A pesar de ello continuamos encontrando grandes momentos como puede ser “Triggerman”. Afortunadamente el renacimiento, por enésima vez, volvería a surgir con “The Eyes of Alice Cooper”. La clave la encontramos en la entrada de unos músicos marcados por el Cooper de los 70, eso permite le permite a Alicia volver al sonido garajero de Detroit y reflotar el espíritu primigenio de la Alice Cooper Band. Nunca podré entender el por qué Cooper ha ido olvidándose de uno de sus mejores discos en sus directos, pero claro, el peso de los clásicos es el que es. “Dirty Diamonds” es otro gran acierto a pesar de no llegar a la altura de su predecesor, pero su público siempre ha tenido mucho cariño a esta etapa, pues ha recuperado las viejas esencias. Su siguiente obra discográfica la encontramos en 2008 y lleva por nombre “Along Came the Spider” que versa sobre un asesino en serie. La segunda parte de “Welcome 2 My Nightmare” es una perfecta obra maestra en la que Cooper deambula por todo tipo de estilos y etapas. “Paranormal” de 2017 es de momento su última entrega.

LEYENDAS URBANAS:

La habitual referencia a que Cooper pisó un pollo a principios de los 70 es absolutamente ciencia ficción. Esta misma leyenda ha sido atribuida a una banda hispana de punk, los Decibelios. Lo que sí es cierto es que en un concierto, una gallina terminó a manos de Alice Cooper. Respondió a la revista Mojo que él, siendo de Detroit ha pisado pocas veces el campo, y que suponía que la gallina volaría y se pondría a salvo. Obviamente el ave cayó entre el gentío y desapareció entre una nube de plumas. Se supone que ese concierto fue grabado y editado en disco a pesar de que ha ido variando la portada y set list del mismo. Yo lo tengo bajo el nombre de “Nobody Likes Me”.

Alice Cooper

Compartir

1 comentario

Respuesta a Juan Cancelar respuesta