CRÓNICA: La acogedora fiesta de Marco Mendoza en Barcelona – Marzo 2019

0

MARCO MENDOZA + ANOTHER YOU

BARCELONA – 26 DE MARZO 2019

SALA ROCKSOUND

 

Los fans más acérrimos del reconocido bajista Marco Mendoza se reunieron el pasado martes en la pequeña sala Rocksound de Barcelona para presenciar la quinta de las nueve fechas que ha realizado el músico mexicano en nuestras tierras durante estos días. No hay que hurgar mucho para averiguar por qué este hombre es tan querido entre su sector de seguidores: aparte del grandioso músico que es (no olvidemos que actualmente se encuentra tocando en The Dead Daisies y que ha llegado a ser bajista de Whitesnake y Thin Lizzy, entre tantos otros), es de esas personas tan entrañables que es casi imposible no cogerle cariño.

Con un cierto retraso respecto a la hora esperada saltaron al escenario los teloneros Another You. Debo confesar que los descubrí sobre la marcha, allí mismo, a pesar de que cuentan ya con cinco discos en su haber. Aunque la acústica de Rocksound no ayudó a la banda en absoluto (principalmente en cuanto a las voces, que sonaban ciertamente “embotelladas” al menos desde mi posición), esto no fue impedimento para que el trío se mostrara fuerte y con un sonido plenamente consolidado. Qué decir de ellos técnicamente… instrumentalmente impecables. De vez en cuando pensaba “a mí no se me hubiera ocurrido en la vida tocar este riff o este solo”.

DSC05986.  DSC05983.

El bajista finés Jura Sarlin marcaba las bases con unas contundentes líneas de bajo mientras actuaba como si fuera un bajista de metalcore o similar, sin dejar de moverse ni por un segundo (qué difícil me fue hacerle una foto…). En resumen, rock alternativo con múltiples toques de progresivo que les permite irse por las ramas y divagar entre múltiples efectos y sonoridades. Lo malo, bajo mi punto de vista, el mal de muchas bandas de progresivo: se van tanto por las ramas que al final uno acaba perdiendo el hilo. Eso sí, reprocharles algo a nivel técnico debería ser delito.

DSC05965.  DSC05977.

Poco después, los músicos que conforman la banda de Marco Mendoza saltaron en escena y dio comienzo la actuación. El bajista mexicano apareció desde el camerino situado justo detrás de la barra de Rocksound, cruzando toda la sala entre el público y llegando finalmente al escenario para atacar con el tema que da nombre a su nuevo disco, Viva la rock. Marco tardó bien poco en hacerse la noche totalmente suya. De hecho, pocas veces he logrado ver a un músico tratando a sus fans de forma tan acogedora. No dudó a la hora de interactuar con su público haciéndose selfies a mitad de canción, bromeando mientras daba púas a los de primera fila, e incluso realizando alguna que otra excursión fuera del escenario para acabar saludando a la gente del fondo de todo. Trata a sus seguidores y a sus compañeros de banda como auténticos hermanos, haciendo de sus conciertos algo tremendamente personal y cálido. Musicalmente hablando, llegó en un estado vocal a pleno rendimiento, alcanzando incluso los agudos más elevados, y tocando el bajo de una forma magistral como ya conocemos. Y a pesar de que la formación de su banda va cambiando de forma casi continua, parece que nunca va a parar con un músico no acorde a su categoría.

DSC05989.  DSC06000.

Kyle Hughes se mostró como todo un seguro a la batería, y entre él y Marco creaban la perfecta base para el lucimiento del guitarrista Tommy Gentry (quien también forma parte de los escoceses Gun actualmente). Debo reconocer que Tommy fue un gran descubrimiento para mí: un guitarrista tremendamente completo que domina desde lo más “bluesero” a los solos más rápidos. Mendoza centró gran parte de su hora y poco de repertorio en presentar Viva la rock, pero me da la sensación de que en sus conciertos podría salir tocando cualquier cosa que a él le agradase y saldría ganando igualmente. Después de anunciar que habían agotado existencias de copias de su nuevo CD y de regalar él mismo algunas de las camisetas del merchandising, quiso hacer al público aún más partícipe de su fiesta, haciéndole entonar en tono reivindicativo el himno Give peace a chance. Atacaron seguidamente Sweetest emotions e hicieron una mirada atrás con Look out for the boys, del disco Live for tomorrow. Y así, subiendo el nivel musical poco a poco, llegamos a la culminación de la actuación con las versiones de Thin Lizzy que hicieron enloquecer al público. Chinatown y Jailbreak cerraron el concierto en su punto álgido.

DSC05988.  DSC06012.

Qué decir, además, del trato de Marco al terminar su concierto. Se colocó junto a la mesa de merchandising y se hizo fotos y firmó a todo el mundo que quiso acercarse. Que un músico que ha militado en Whitesnake, Thin Lizzy, Blue Murder, Ted Nugent, Lynch Mob y una infinidad más de bandas sea así de próximo lo dice todo. ¡Bravo por él! Marco Mendoza nos hizo sentir acogidos como en casa en una de sus veladas íntimas y personales.

Compartir

Deja un comentario