Steven Wilson – The Future Bites

0

Steven Wilson – The Future Bites

Caroline Records

7/10

Estamos ante un disco absolutamente clave en el devenir de Steven Wilson pues aquí se juega entrar en las ligas más grandes. A nivel de letras y concepto es todo soberbio, aunque si eres fan de lo que solía grabar en Porcupine Tree puedes llegar a sentir que has perdido un referente del rock progresivo para dar la bienvenida a un artista total, que huye de todas las etiquetas y que no tiene miedo alguno a experimentar. Pude entrevistar a este hombre y de verdad que el nivel de sus palabras y el cómo es capaz de definir la relación actual del humano de a pie con las nuevas tecnologías no se lo he oído a ningún gurú, antropólogo o periodista actual.

Wilson es otro nivel y va más allá de lo que el rock puede darle. Él se define como un humil técnico de sonido que sólo intenta crear canciones para plasmar ideas y que el mero hecho de tocar un instrumento es un peaje que tiene que pagar para ese fin. No busca ni buscará jamás el hecho de mejorar con la guitarra o el teclado. Él va más allá y su música va en consonancia con las imágenes que proyecta y los conceptos e ideas que traza con geniales artistas gráficos y audiovisuales. Posiblemente dentro de unos años llenará estadios, pero eso implica desprenderse de la etiqueta de rock progresivo, algo que aborrece y que incluso le molesta. Tampoco participará jamás en un festival de rock progresivo puesto que su leitmotives el de no repetirse jamás.

Aquí la guitarra es casi testimonial y la única composición que conecta con su pasado quizá sea “12 Things I Forgot”, y está muy cercana a su anterior obra, un trabajo eminentemente pop. El resto es un festival de samplers si bien hay que rendirse a lo ofrecido como en la excelente “Personal Shopper” con un estribillo que conecta con The Sisters of Mercy. El artista total que se reinventa y no se repite a la vez que despliega sus alas en cortes como “Eminent Sleaze” jugando con voces femeninas y orquestaciones combinadas con bases tecnológicas y funk. Ambient y House conviven con esos estribillos dorados, voces agudas y partes narradas.

“Unself” y “Self” ya marcan territorio de inicio hasta el punto de que vas a volver a mirar en el disco por si realmente se trata de Steven Wilson quien firma el disco… También vas a encontrar ese final instrumental complejo con el que suele poner la coda final a sus discos en “Count of Unease”. Probablemente estemos perdiendo a un referente del progresivo, pero volviendo a la metáfora del peaje, posiblemente el gran público necesite a alguien como Steven Wilson para dar una pausa y reflexionar de todo lo que nos rodea. Es un disco sin singles claros para el gran público, pero su figura puede ir más allá de todo. Puede que a nosotros “Eminent Sleaze” signifique poco pero para nuevas generaciones implique más de lo que podamos percibir.

¿Será Steven Wilson un artista capaz de llenar estadios algún día? Si lo has podido ver alguna vez en directo sabes que el concepto y su directo con sonido cuadrafónico va bastante más allá de lo que se nos suele ofrecer. Es verle en directo y caer rendido a sus pies, pero… tras el pop llega ahora la música electrónica y la apuesta se dobla. Posiblemente Wilson tenga una velocidad de mutación tan rápida y asombrosa que yo no llegue a poder asimilar, pero de lo que no tengo duda alguna es de que estamos ante un genio absoluto.

Jordi Tàrrega

7.0
  • 7
  • Nota de los lectores (1 Votos) 9.4
Compartir

Deja un comentario