CRÓNICA: HEAVY METAL ESPECTROS XII – (Murcia) – Febrero 2019

1

HEAVY METAL ESPECTROS XII

MURCIA – 23 DE FEBRERO 2019

LA NAVE ESPACIO JOVEN

 

Qué decir de lo vivido el pasado sábado 23 de febrero en Murcia… Despertarse a las 4 de la mañana para bajar desde Barcelona hasta Murcia nunca podría haber tenido mejor recompensa. La asociación Heavy Metal Espectros, especializada en el heavy metal old school más de culto, nos preparó un tremendo festival en el que todo el mundo estuvo no sólo a la altura, sino sobrepasando las expectativas sobradamente. Como suele ser habitual en festivales de este rollo, una multitud de fanáticos del heavy metal más puro se acercaron al Espacio Joven La Nave procedentes de todos los puntos del país, con muchas ganas de disfrutar del festival y de pegarse una buena fiesta en la capital murciana rodeados de la hermandad que siempre acompaña este ambiente.

El hecho de bajar el mismo día me impidió presenciar los conciertos de la preparty, en la que tocaron Streamer, Redshark, Turborider y Alae Noctis, así como tampoco pude ver a la primera banda War Dogs por motivos que no vienen a cuento.

Los belgas Speed Queen fueron la primera banda que presenciamos, y lo cierto es que nos llevamos un buen sabor de boca. A pesar de sólo contar con un EP en su haber hasta el momento y de ser un grupo bastante joven, es sorprendente las tablas y el convencimiento que llegan a tener en directo, casi como si llevaran mucha más experiencia a sus espaldas de la que realmente tienen.

DSC05850.  DSC05855.

Sin duda es una de esas bandas que se crece sobre el escenario y que cree en sus composiciones, cosa que se puede apreciar sobradamente cuando las defienden en directo. De esta forma, temas como King of the road, Kids of rock ‘n roll o incluso su cover de Nice boys de Rose Tattoo salgan como auténticos cañonazos. Gracioso fue también el hecho de que el bajista vistiese una camiseta de Las Grecas.

DSC05860.  DSC05862.

Para mí personalmente, uno de los grandes alicientes del festival era ver cómo los madrileños Frenzy defendían en directo las canciones de su recién estrenado primer álbum, llamado Blind justice. Y como ya me iba esperando, ni tan mal. Dieron el pistoletazo de salida con el tema que da nombre al álbum y ya en seguida empezaron a descargar su excelente calidad a través de ambos guitarristas, de la poderosa voz del vocalista Anthony y del bajista Choco, quien ejerció de contacto con el público a lo largo de toda la actuación, animando al personal en todo momento. Llegaron los pegadizos estribillos de From hell y We are the future, también una fugaz mirada atrás para recuperar la potente Change to green de su primer EP, y para entonces la banda ya se encontraba completamente a tono.

  DSC05867.  DSC05875.

Curiosamente, el único momento en el que tuvieron fallos perceptibles fue cuando versionaron I don’t belive in love, en la cual los punteados de guitarra salieron fuera de tonalidad. Una pequeña mancha que no entorpeció el transcurso del concierto: siguieron atacando con Sin city calls, Ride to be free y Lethal protector, para luego llegar al tema que protagoniza su último videoclip, la más sencilla pero efectiva Save me. De la sencillez de la última (que parece no haber convencido a mucha gente, según apuntó el propio Anthony), a la complejidad técnica de Shred or die, canción con la que los madrileños cerraron su paso por Murcia y dieron un buen golpe sobre la mesa.

DSC05876.  DSC05880.

El concierto de Alien Force fue sin lugar a dudas la sorpresa de la noche. La parte emocional de mi cerebro estaba entusiasmada a más no poder por ver a la banda danesa, toda una rareza de verse, pero la parte racional me decía “se han reunido hace un año y tan sólo han tocado un concierto en el Keep It True, no te esperes gran cosa”… En esta ocasión, puedo afirmar que la emoción ganó a la razón. Alien Force defendieron su bien ganado estatus de banda de culto del heavy metal con gran profesionalidad y humildad. Arrancaron con Night of glory y Through the gates of hell, e hicieron enloquecer a los asistentes con Get it out.

DSC05883.  DSC05882.

Lo que más me sorprendió ya desde un primer momento fue el hecho de que el vocalista Peter Svale Andersen conservaba la voz de forma extraordinaria. Me atrevería a decir que es como si hubiese criogenizado su voz en la década de los 80 para seguirla usando ahora casi idéntica a como solía ser. Los daneses fueron desgranando poco a poco canciones de sus dos álbumes publicados hace más de tres décadas, Hell and high water y Pain and pleasure. Heavy metal al más puro rollo de la vieja escuela, a veces tan sencillo y canónico como tremendamente efectivo y limpio, magistralmente interpretado a base de riffs pulcros y bonitos cambios de ritmo. Fueron cayendo grandes clásicos tan aclamados como To you, Pain and pleasure o Time is out entre tantos otros, pero la locura llegó a última hora con su más preciada gema, Hell and high water, que desató un mar de melenas agitándose sin cesar ante los míticos riffs y melodías vocales. Es uno de estos himnos que invocan la magia del género y que acaban dejando un inmejorable sabor de boca.

DSC05884.  DSC05886.

Y por último aguardaba el plato fuerte de la noche. Y tan fuerte… El público se encontraba ansioso por presenciar a Omen encima del escenario de La Nave, y lo pasó en grande a lo largo de toda la actuación. Los norteamericanos pusieron en marcha toda la maquinaria a través de la mítica Death rider. Y como suele pasar en muchos conciertos, en los primeros compases ya se denota algo distinto en el ambiente y en la forma en la que la banda ataca los temas que te dice que lo que está por venir es muy grande. Las frases que preceden The axeman fueron recitadas y gritadas por el público en conjunto, y seguidamente los potentes riffs de Last rites nos pasaron por encima. Omen vinieron a Murcia en modo apisonadora: la guitarra de Kenny Powell, único miembro original que queda en la banda, sonaba apabullante, y a pesar de que de vez en cuando el guitarrista optaba por realizar virguerías diversas con el instrumento fuera de lo establecido, aquello sonaba tan potente y directo que se podía permitir hacerlo sin que los temas resultaran alterados. El bajo de Roger Sisson marcaba el ritmo de forma contundente mientras que la voz del nuevo vocalista griego Nikos Antonoyiannakis encajaba perfectamente en el estilo del grupo, recordándome bastante al fallecido cantante original J.D. Kimball.

DSC05894.  DSC05898.

En la primera mitad del concierto, Omen fue destilando casi al completo su legendario primer álbum Battle cry. Los asistentes enloquecían con cada uno de los temas, creándose así un mar de headbanging y una atmósfera épica espectacular. Por momentos casi daban ganas de pillar una espada y liarse a sablazos con quien fuera. A excepción de Prince of darkness y Bring out the beast, fueron cayendo todos los temas del álbum debut. Fueron especialmente bien recibidos Battle cry y Die by the blade. Después de una breve bajada de ritmo para interpretar Alive, perteneciente a su último EP, volvieron a la carga para volarnos la cabeza con Warning of danger, la cual fue una de las canciones que mejor sonaron a mi parecer. Focalizándose entonces en su segundo disco, atacaron con Ruby eyes y dedicaron al fallecido Mark Shelton de Manilla Road Don’t fear the night. Quedaba todavía la cereza del pastel, que llegó casi al final con la épica Teeth of the hydra. Cerraron su actuación con Torture me en un bis. Una auténtica batalla épica fue lo que Omen se trajo a Murcia.

DSC05908.  DSC05904.

Nivelazo en todas las bandas del festival que pude presenciar: unos contundentes Speed Queen, unos Frenzy que se afianzan en su puesto, unos Alien Force que sorprenden y unos Omen imparables. Súmale los módicos precios en la barra, el gran ambiente y una postparty en la Sala Spectrum (propiedad de Heavy Metal Espectros) con lo mejor del heavy metal… Se me hace difícil describir un mejor escenario. Larga vida a festivales como estos!

Compartir

1 comentario

  1. John Harrison on

    Cada banda me ha puesto bastante duro. Todas tenían bastante fuerza testicular y masculinidad…dos cosas que son obligatorios en la música, y en la vida. No había ninguna falta de testosterona así que me han encantado.