CHILDREN OF BODOM – Hexed

0

CHILDREN OF BODOM – Hexed

Nuclear Blast

8/10

Resulta casi inexplicable el bajón que ha caracterizado a Children of Bodom desde mediados de la anterior década. Ellos mantienen su núcleo fiel de seguidores y parece que cada año que pasa siguen ganando prestigio y fama, pero… hace mucho que no nos dan un disco a la altura de lo que es su leyenda. Muchos echamos de menos ese estilo clásico y nos han aburrido muchas de las últimas entregas. Y bien… Hexedes un intento de remediarlo. De entrada, cogí el disco con pocas ganas y con la expectativa que poco tenían ya que ofrecerme los de Laiho en disco, pero a la que vas entrando en el disco, vas viendo que el intento de reverdecer sus praderas es evidente. Pero no esperes el mismo nivel que sus tres primeras obras maestras, eso tenlo claro.

¿El mejor disco de Children of Bodom desde Hate Crew Death Roll?

“This Road” es la manera que tienen de decirte que quieren convencerte como lo hicieron antaño. Tema contundente con los omnipresentes teclados de Wirman y la voz rasgada de Alexi. Puede que les falte algo de velocidad para llegar a completar todo el vuelo de retorno, pero el tema es justo lo que muchos y muchas esperan, con un riff trabajado muy Children. En directo será una pasada e incluye el típico solo de teclado neoclásico. Por otro lado “Under Glass and Clover” recibirá críticas por lo templado de su propuesta. Single descarado más en onda de sus últimos discos, pero con innegable gancho, un poco conectando con el disco Hate Crew Death Roll. También es el primer disco con Daniel Freyberg a la guitarra, pero los cambios tampoco son muy remarcables.

La técnica es subrayada en “Glass Houses” apuntando a sus tres primeras obras. Riff abrasivo de guitarra, mucha velocidad y contundente pegada por parte de Jaska Raatikinen. La gracia del combo siempre fue esa brutal combinación entre base rítmica atronadora, las guitarras de riffs complejos y los teclados gritando protagonismo con sus diabluras. “Hecate’s Nightmare” calma el tempo y pasa a medio tiempo intenso con Wirmany Laiho de protagonistas. De lo mas obviable del disco. “Kick in a Spleen” tampoco lo enmarcaría ni destacaría entre lo mejor del álbum, pero sí se nota la voluntad de recuperar el sonido clásico. Mejoran las cosas en la más comercial “Platitudes and Barren Words”. Excelentes cambios de voz de verso a estribillo que completan a un tema inspirado y adictivo. Muy en onda Follow the Reaper, y eso es siempre muy bueno.

Un disco repleto de guiños a su mejor época con muchos singles en potencia

Uno de los cortes que más brillan es “Hexed”, con ese teclado neoclásico y todas las características que les han hecho célebres más el añadido de una fuga al estilo Bach con los teclados. El estribillo posee mucha fuerza, y los coros, en directo, elevarán la canción, además que la velocidad es aplastante. Mantiene el buen nivel “Relapse (The Nature of My Crime)” con otro trabajado riff, pero también sobresalen en los pasajes instrumentales, algo que ya les caracterizó en sus inicios. En una composición como esta te va a retrotraer los mejores tiempos de los de Espoo. Mismos ingredientes caracterizan “Say Never Look Back” con esos acentos realizados a teclado y ese riff de teclas, que vuelve a ser inquietante y melódico, bien apoyado por guitarras y ese doble bombo espídico. “Soon Departed” es medio tiempo con momentos interesantes, pero sin el punch necesario. Pero lo mejor está al final: “Knuckleduster”, la demostración de que el grupo puede sonar a los CoB de siempre sin necesidad de tirar de velocidad. Espectacular nuevo himno que curiosamente no ha sido single.

Nunca terminaré de entender el bajón de Children of Bodom en estudio, pero estoy seguro que este disco va a ser valorado y volverá a hacer que mucha gente vuelva a recuperar la fe en Laiho, Wirman y compañía. La voluntad de retorno a la fórmula clásica es evidente a pesar de que hay temas más actuales, un poco la línea continuista empezada a mediados de la pasada década. Cuando el grupo tira de velocidad, doble bombo y teclados y guitarras se dan la mano, vuelves a recuperar la sonrisa, a pesar que este regreso al pasado no es completo del todo. Hay muchos temas que apuntan a nuevos clásicos y a buen seguro que el fan clásico va a tener toda una alegría.

8.0
  • 8
  • Nota de los lectores (1 Votos) 9
Compartir

Deja un comentario