10 de los Ramones: Llevamos sus camisetas, pero… ¿les conocemos?

0

Me parece inconcebible que a día de hoy el mundo vista camisetas de Ramones como si de una marca de ropa se tratara. La cantidad ingente de personas que las viste sin saber que se trata de un grupo de punk del barrio de Queens neoyorkino es una mayoría aplastante. Una alumna del instituto dónde trabajo, y que vestía la típica camiseta con el logo, me preguntó un día: “¿Ramones es una banda? ¡yo creía que era un país!“. “¿Un país?, qué va, Ramones son algo mucho más grande…” respondí.

También es divertido el oír a gente que te cuenta que no escucha Ramones “porque no le gusta el rock nacional”… En fin, no creo que se llegue al nivel de desconocimiento de Frank Zappa, pero en general la gente no conoce a Ramones más allá del “Blitzkrieg Bop” y el “Rock n’ Roll Radio”, perdiéndose una de las piedras roseta imprescindibles para entender el mundo musical tal y como es. Alguien escribió un día que la música se divide entre lo que se parece a Ramones y lo que no, y no puedo estar más de acuerdo.

Ramones son la banda punk definitiva, la que sentó las bases recogiendo el testigo de los New York Dolls, y nunca fueron el montaje que se perpetró con los Sex Pistols. Ramones eran auténticos y fue el triunfo de los marginados, los feos, los freaks y del no tener ni idea ni de música ni de tocar. Nunca saborearon el rock de masas, aunque a día de hoy llenarían estadios.

Tuvieron que recibir los homenajes de Metallica, Motörhead, Soundgarden, U2 y demás para que el mundo se diera cuenta que nadie sacó más petróleo de tres acordes y de unas letras básicas. Pueden ser consideradas estas como poesía decadente, minimalista y urbana, pero lo cierto es que los chicos no daban para más. Incluso el iniciar las canciones con el inmortal “1,2,3,4” era la fórmula ideada para que entrasen todos a tiempo, pues en sus principios eran realmente malos.

Su influencia estética y musical va más allá del punk y su música nunca buscó ser accesible, especialmente en sus cuatro primeros discos, una etapa que se cerraría con el monumental directo “It’s Alive”, luego hablaríamos de “otros Ramones”. Temas escupidos con rabia y a toda velocidad suavizados por la voz poppie de Joey Ramone que apenas rozan los dos minutos de duración y donde llegas a diferenciar que hay un cambio de tema por el recurrente “1,2,3,4” de Dee Dee Ramone.

Entiendo que sea una banda difícil de digerir ya desde su génesis, pero es justo esa primera época la que les hizo inmortales. En “End of the Century” ya sonaban bien producidos, se adivinaban tímidos solos de guitarra, los coros estaban trabajados y los temas dotados de arreglos. Para muchos ya hablamos de otra banda, pero todas sus etapas son atractivas y tienen himnos para el recuerdo.

Por cierto, el nombre de Ramones viene de tomar prestado el pseudónimo de Paul McCartney (Beatles) ya que cuando tocaba en solitario se hacía llamar Paul Ramone. Gracias Joey, Dee Dee, Johnny, Marky, C.J., Ritchie y Tommy. La historia os recordará… no tiene más remedio que hacerlo.

1 – “I Wanna Be Sedated” (Road to Ruin)

Sin duda uno de los temas más redondos y perfectos de la banda de Queens. Dominada por la melodía y una línea vocal maravillosa dibujada sobre una base punk directo y sin pretensiones. Recordada, versionada y aparecida en películas y telefilms destaca por ese interludio festivo y esas guitarras sencillas pero efectivas.

Joey Ramone ofrece una de sus mejores interpretaciones y demuestran con creces que cuando atacan el material más comercial salen airosos y vencedores. El estribillo con los “parapapa, parapapa” se aleja varios pueblos de lo que ofrecían en sus inicios pero la cara comercial de los Ramones es tan atractiva como el rabioso punk primigenio. Offspring hicieron una versión del tema.

2 – “The KKK Took My Baby Away” (Pleasant Dreams)

Seguimos con otra ronda de punk comercial rozando el pop en un disco controvertido en el que la mano de Joey se hizo notar en demasía siendo su obra más comercial. Riff entrecortado y original con la marca Ramones enarbolando la tonada y otra línea vocal infalible. Los arreglos son surtidos remarcando estribillos con dulces “uooo, uooo” de fondo.

La historia versa sobre que el Ku Klux Klan le robó la novia al protagonista de la canción y es otro de esos temas inmortales que van a ser recordados por los siglos de los siglos. Muchos fans de Ramones reniegan del disco pero el propio Marky me aseguró que para él es uno de los mejores que grabaron nunca.

3 – “Somebody Put Something in My Drink” (Animal Boy)

Los Ramones de “Too Tough to Die” eran más oscuros y lúgubres. Producción opaca para un himno que caía ya en sus etapas más difíciles y menos reivindicadas. Magistral pieza con ese inicio cantado acompañado por la pegada de Richie Ramone a la batería

Joey canta realmente crudo alejado de los años punk y pop y hasta cierto punto hay un acercamiento al Alice Cooper de la época, con un barnizado bastante heavy. Incluso hay espacio para que Johnny Ramone haga un cortito pero efectista solo de guitarra. Tras escucharla no podrás sacarte el estribillo de la cabeza en un mes. Incluso los Children of Bodom se atrevieron a hacer una versión del tema.

4 – “Rock ‘N’ Roll High School” (Rock ‘N’ Roll High School)

Que la canción sea una maravilla no quiere decir que la película merezca la pena a no ser que seas un fan irredento de esos films de adolescentes americanos en la High School de turno. Los Ramones lo bordaron con una canción perfecta en la que ante todo brilla los espectaculares arreglos que la propulsan directamente al clásico que es.

Es un homenaje en toda regla al rock n roll de la época dorda e incluso se abre y se cierra con la voz del mítico pinchadiscos. Evocadora, festiva y con coros surf pero a la vez un homenaje a los grandes grupos y solistas que escuchaban los cuatro de Queens en su tierna infancia… que por cierto, en muchos casos fue realmente traumática.

5 – “I Wanna Be Your Boyfriend” (Ramones)

Posiblemente sea el tema menos Ramones de su primera obra, pero también da muchas pistas sobre el futuro que está por llegar. La rabia y la velocidad del punk se encuentran con un freno en la maravillosa “I Wanna Be Your Boyfriend”. He aquí una protobalada por parte de unos chicos marginados, feos y rudos.

Tenían corazón y lo demostraron en este tema que intenta acercarse a las sobreproducciones de un Phil Spector pero con los escasos recursos y medios con los que contaban los Ramones. Entre esnifar pegamento y golpear a chavales con un bate de béisbol también hay momentos para decirle a una chica que quieren ser su novio.

6 – “Blitzkrieg Bop” (Ramones)

¿Hace falta decir algo? La tarjeta de presentación perfecta y la muestra de que la genialidad residía en Queens queda patente en “Blitzkrieg Bop”. Toda banda, cuando no tiene idea de tocar y empieza, ataca el “Blitzkrieg Bop” de los Ramones. Funciona, todo el mundo la conoce y lo tiene todo… para qué vamos a engañarnos.

Si el punk necesita ser definido la cosa es tan fácil como darle una escucha al “Blitzkrieg Bop”. Aquí está la fórmula ganadora, las letras marca de la casa y una pieza de museo, aunque desgraciadamente va a tapar tantas y tantas joyas que poseen. Quizá tengamos que darle la razón a Georgie Dann: Hacer canciones fáciles es lo realmente difícil.

7 – “Psycho Therapy” (Subterranean Jungle)

Vale, no es un gran disco… pero si hay una obra maestra como es la maravillosa “Psycho Therapy”, y de hecho en su día significó mucho. Fue la vía por la cual Johnny y Dee Dee encontraron un espacio para reconciliarse un poco. Se encontraron y formaron una obra maestra que a la vez les unió y supuoso otro espaldarazo para un grupo, algo perdido en tiempos de cambio.

Concisa, directa, puramente Ramones y hablando de otro de sus temas favoritos. Single perfecto que incluye sirenas y que ha conquistado a punks y heavies durante décadas. De hecho los Skid Row no sólo la grabaron como versión, sino que la tocan siempre. Riff inmortal y otro estribillo festivo con unas guitarras 100% Ramones.

8 – “Pinhead” (Leave Home)

Este tema merece un alto en el camino y un subrayado fosforito. Puede parecer una tontería, pero encierra mucho de lo que eran los Ramones en sus inicios, especialmente de sus miedos y fobias. Eran los raros del instituto y quisieron plasmarlo en este tema basado en la película de Tod Browning “Freaks”.

Los Pinheads son unos de los personajes que aparecen en el film, una cabalgata de rarezas de la naturaleza que convivían en un circo y en la que la rareza era el denominador común. El estribillo “Gabba Gabba Hey” es precisamente la canción que cantan los freaks en la cena, una especie de himno de los marginados. No es de extrañar que incluso a día de hoy Marky Ramone alce la mítica pancarta con su grito de guerra: “Gabba Gabba Hey”.

9 – “We’re a Happy Family” (Rocket to Russia)

De todos es sabido que políticamente los Ramones eran bastante de derechas, sobretodo Johnny Ramone, algo que se puede adivinar en el título del disco. Pero “We’re a Happy Family” retrata todos los problemas de una familia media americana, realmente disfuncional.

Destaca el tratamiento de las guitarras consiguiendo hacer brillar el habitual riffeado de Johnny, solo que en esta canción se lleva la palma. El estribillo es infalible así como la base rítmica, dejando constancia de lo grandes que eran Ramones hasta su cuarto disco… luego lo que vendrá no será ni mejor ni peor, pero sí una banda diferente.

10 – “Do You Remember Rock N Roll Radio? (End of the Century)

El sueño de infancia se cumplía y todo un Phil Spector aceptaba trabajar para los freaks de Queens. “End of the Century” lo cambiaría todo pero quizá el precio lo valía… ¡Phil Spector! Y bueno, quizá el disco no sea el favorito de muchos (de muchos otros sí), pero el material que encierra es demoledor. Las melodías y los arreglos saltan a la primera línea y este tema sigue hechizando a generaciones enteras.

El patrón de batería se sigue escuchando en campos de futbol y manifestaciones y los arreglos de viento son el precio que cabía pagar por trabajar con Spector. Otra letra evocadora a los buenos tiempos del rock y un himno tan inmortal como los de los Beatles, los Queen o los Rolling Stones. El riff con los vientos es antológico y la mutación-evolución del combo era ya una realidad.

 

 

 

Compartir

Deja un comentario