CRÓNICA: LEYENDAS DEL ROCK 2014. VIERNES 8

0

LEYENDAS DEL ROCK 2014

VILLENA – 8 DE AGOSTO

POLIDEPORTIVO MUNICIPAL

Ya van nueve ediciones del Leyendas del Rock,  y hasta la fecha esta web no había estado presente en ninguna, así que este año este festival estaba marcado a fuego en nuestra agenda, el cartel era atractivo, nos habían hablado bien de la ubicación de Villena, que repetía, así que no podíamos faltar.

Lo cierto es que el Poliderportivo de Villena es un buen recinto, el césped en los escenarios principales siempre es de agradecer, y aunque el sol de Agosto es impenitente, la disposición de los escenarios hacía bastante fácil encontrar zonas de sombras durante las primeras actuaciones del día, y si no era así, la cubierta del escenario secundario siempre garantizaba la sombra.

Precios asequibles en la bebida, buena oferta para comer, equipo de seguridad comprensible que dejaba introducir agua al recinto, y una vez más, la interesante iniciativa “recicladora” que permitía obtener dinero del festival a cambio de reciclar vasos usados, que visto lo visto, tuvo mucha aceptación.

En cuanto a la zona de acampada, poco podemos contar ya que no la utilizamos, pero ahí sí que hay un punto de mejora, ya que tuvo que ser duro lidiar con la ausencia total de sombra.

Nos habría gustado llegar a tiempo para ver la actuación de Burning Kingdom y el genial Danny Vaughn, pero llegamos al festival cuando los portugueses Moonspell estaban acabando su actuación;  pese a las horas tempraneras ya había de una nutrida audiencia disfrutando de los primeros shows del viernes. (El festival comenzó el jueves con un primer día gratuito donde actuaron grupos como In Extremo, Mojinos Escozíos, El Reno Renardo y otros…)

HELL

Podemos considerar que nuestro primer concierto con todas las letras fue el de los británicos HELL. Admito que es un grupo del que siempre he pasado olímpicamente, pese a que muchos los consideran unos pioneros, nunca me han dicho nada, así que asistí con bastante curiosidad a su espectáculo.

El comienzo fue bastante malo, con constantes problemas de sonido en el micro de David Cower, y es que ese “pinganillo” a lo Madonna dio bastante que hablar. Hoy en día la pintura corporal está muy vista, pero hay que reconocerles que estos tipos ya lo usaban a principios de los 80, mucho antes de que se popularizara, así que ole sus huevos.

Lo dicho, “The Age of Nefarious” y “On Earth as It is in Hell” sonaron bastante mal, pero poco a poco el sonido se fue entonando, y “Blasphemy and the Master”, “Something Wicked This Way Comes” y “Faith Will Fall” sonaron mejor.

En líneas generales podemos decir que fue un concierto correcto, sin aspavientos, pero como digo, no es una banda que me haya gustado nunca. Lo único que me transmitieron fue indiferencia. Cerraron con “Save Us From Tose Who World Save Us”.

STRYPER

¿Después el infierno llega el tiempo de los píos? ¿Había que compensar? Caprichosa disposición del cartel que coloca seguidos a los blasfemos Hell y a los super cristianos Stryper.

Antes de que empezaran, me gustó ver como era la propia banda, sin técnicos, pipas ni nada similar, los que probaban sonido sin ninguna grandilocuencia, parece ser que son unos tipos con los pies en el suelo, es de agradecer entre tanto ejercicio de maximización del ego.

Michael Sweet se conserva estupendamente, además de que no parece ni de lejos tener la edad que tiene, la potencia, energía y calidez de su voz está a una grandísima altura, vale que algún tema complicado lo cante en una octava más cómoda, pero sigue teniendo un vozarrón que no falla ni una nota.

Los tiempos de las mallas amarillas y negras ya son un recuerdo, aunque todavía son esos dos colores los que predominan en su vestuario, y así, con reminiscencias a la indumentaria del ayer, comenzaron a descargar “Sing-Along Song”, “Loud ‘N’ Clear’ y “Reach Out”, con un sonido mucho más pulcro que sus antecesores, ideal para que un hit como “Calling on You” sonara como es debido; estos temas viejos son un clásico que nunca debe faltar, la gente los conoce y los espera, y al final la comunión (nunca mejor dicho) que se logra con el público es mágica. Hasta el mismo Danny Vaughn disfrutaba como un fan más en un lateral del escenario.

Si curiosa fue la disposición de Stryper justo después de Hell, no lo fue menos la elección de la primera versión que ejecutaron, y es que parece que el “Breaking the Law” de los Judas Priest no es un tema que les pegue mucho, pero sonó bien, y hasta alguna mala lengua decía que ojalá Halford cantara ese tema como lo hizo Sweet.

También hubo tiempo para otra versión, en este caso el “Shout It Out Loud” de Kiss, obviamente recibida con entusiasmo por el público, aunque la que se llevó la palma fue el “To Hell with the devil” que cerró su concierto.

Antes sonaron “Marching Into Batte”, “All for one” y “Soldiers Under Command”.

Muy buen concierto, si hubiera que ponerle una nota, diría que llegaron al notable.

ANNIHILATOR

La música de Jeff Waters siempre ha sido un martillo pilón, llegan, sueltan su ración XXL de thrash y se van a casa. ¿Qué hicieron esta vez? Eso mismo, no hay sorpresas.

Tras más de 10 años en la banda, la labor de Dave Padden empieza a notarse, es un cantante de altura y toca bien la guitarra, es el contrapunto perfecto al propio Jeff Waters, entre los dos forman un dúo que define a la perfección la identidad musical de Annihilator.

De momento, la labor de bajo y batería no es más que la de acompañamiento de los primeros espadas, pero también hay que reconocerles que cumplieron con su papel a la perfección

El sonido, pues la tónica general del festival, comienzo bastante dubitativo que se va entonando a medida que avanza la actuación.

Tocaron “Smear Campaign”, “King of the Hill”, “No Way Out”, “Set the World on fire”, “Alison Hell”, “No Zone”, “I am in command”, “Brain dance”, “Road to Ruin” y “Human Insecticida”.

Bien.

CENTINELA

No vimos su concierto íntegro, pero iba siendo tiempo de echar un vistazo al escenario “Mark Reale”, y que mejor que tomar contacto con la banda llegada de la tierra de las navajas (como el presentador y ellos mismos dijeron)

Lo de los albaceteños siempre ha sido el heavy metal puro y duro, tachuelas, cuero y velocidad, y dieron su buena dosis de ello a un público que petaba el campo de futbol sala del polideportivo. Hicieron un repaso de sus mejores temas y se entregaron de lo lindo. ¿Nota curiosa? El tatuaje de “Minions” de José Cano.

ARCH ENEMY

Para mí, sin duda alguna, fueron los grandes triunfadores del viernes, realizaron un conciertazo de aúpa, sonaron atronadores, con un sonido pulcro y cristalino que permitió disfrutar de las virguerías a las seis cuerdas de Michael Ammot, y donde pudimos descubrir el buen hacer de su nueva frontwoman Alissa White-Gluz.

Un total de 10 temas que supieron a poco, comenzaron con un tema de la época de Angela Gossow, “Yesterday is Dead and Gone” para enlazar ya con uno de su último disco como “War Eternal”, y de nuevo vuelta al pasado para atacar un clásico como “Ravenous” donde vimos que la voz de Alissa encaja a la perfección en los temas viejos, es tan parecida a la de Ángela (en lo bueno y en lo malo) que no se nota diferencia.

Donde si se nota un cambio es en el carácter que imprime en el escenario, desprende magnetismo e intensidad, sin duda, ha sido un gran fichaje.

Como hemos dicho, el sonido muy bien desde el principio, los solos y riffs de “Dead Eyes See No Future” y “You Hill Know My Name” brillaron con todo su esplendor, al igual que “MY Apocalypse” , “As The Pages Burn” y el hit que nunca falta, “We Hill Rise”.

Si tuviera que quedarme con un momento de toda la acutación, elegiría el “No Gods, No Masters”, impecable en todos los sentidos. Como guinda final, “Nemesis”.

Como he dicho anteriormente, y sin desmerecer al resto, los mejores del viernes con diferencia.

W.A.S.P

Se supone que los de Blacky Lawless eran los cabezas de cartel de este primer día, una decisión que no entiendo muy bien, porque si bien reconozco y admiro su envidiable pasado, su presente discurre por un sendero de actuaciones mediocres para hacer caja.

Desde hace años considero a Blacky un “funcionario” del metal, hace lo mínimo para que la banda pueda seguir haciendo unos conciertos que rara vez superan los 75 minutos, y en esta ocasión ni siquiera llegaron a los 70 que tenían previstos.

Lo dicho, parecen funcionarios (y que me perdonen todos aquellos esforzados trabajadores públicos que curran como leones).

Venían con lo mínimo, ni el micro molón que acompaña normamente sus conciertos, ni nada de nada.

Les salva que al final tocan una retaíla de clásicos que forman parte del imaginario colectivo del público metalero, que si no, sería un auténtico despropósito. Su objetivo suele ser cumplir con lo mínimo, y eso hicieron, pero no por ello dejan de ser altamente decepcionantes.

Comenzaron con el medley “On your Kneww/The torture never tps/The real me”, seguidos de “Love Machine”, “Wild Child”, “Sleeping (in the fire)”, “I Wanna Be Somebody”, otro medley con “The invisible boy / I am one / The Gypsy Meets The Boy” y un final ligeramente más cañero con “The Idol” y “Blind in Texas”

Sonido regulero, sobre todo si lo comparamos con el sobresaliente que le precedió, y una banda que toca sin pasión.

Flojos para ser cabezas de cartel. Muy flojos.

SHERPA

 

Tocó darse otro paseo por el Mark Reale para ver, aunque fuera de lejos, un poco de Sherpa y sus chicos. Puede que la música de Serpa diga mucho menos que lo que lo hacía la de Barón Rojo, pero cuando esa voz ataca los temas de su vieja banda, vuelve a emocionar.

“Resistiré”, “Concierto para ellos” y sobre todo “Siempre estás allí” tocaron el corazoncito de este humilde servidor.

BEHEMOTH

Tenía muchas ganas de ver el metal satánico de estos polacos, son originales y uno de los más puristas del estilo, lamentablemente sonaron bastante mal de inicio, aunque como en el resto de actuaciones, mejoró a media que caían temas… pero el caso es que si la ecualización no acompaña, una música tan densa y apocalíptica como la suya pierde enteros.

“Blow Your Trumpets Gabriel” dio paso a uno de sus mejores temazos, el reciente “Ora Pro Nobis Lucifer”, seguido de “Conquer All”, “As Above So Below” y “Slaves Shall Serve”, “Christians to the Lions”, “The Satanist”

Sobre el escenario son majestuosos, tienen una fuerza escénica tan apabullante y contundente como la de su sonido, aunque entiendo que su música no es algo que un profano pueda aguantar durante un concierto entero. Era tarde, a estas horas algunos ya abandonaban y otros desfilan hacía el Mark Reale, pero Nergal y los suyos no bajaron la intensidad hasta el final.

El final no pudimos verlo ya que había que llegar a tiempo a Alquimia para hacer las fotos, pero según nos contaron, también sonaron “Ov FIRE and the void”, “Alas, Lord is Upon Me”, “At the left hand ov God”, “Chant for Eschaton 2000” y “O Father O Satan o Sun!”.

Oscuridad, mucha oscuridad.

ALQUIMIA

Fue nuestro último concierto del día, creo que a una más temprana se habría disfrutado más, pero la actuación de los de Alberto Rionda rozó el sobresaliente. Contaron con una gran audiencia, el escenario secundario estaba a rebosar, y su música, ayudada de guiños al pasado de Avalanch, convenció con creces.

El sonido muy bien, como hemos repetido, este escenario sonaba bien desde el principio, y así el comienzo con “El lobo y el arca”, “Dama oscura” y “Aliento” estuvo a un altísimo nivel.

Pese a varios intentos, todavía no había podido ver a Alquimia en directo, y que grata sorpresa, es una banda cañón, funciona como una maquinaria perfecta, y lo de Israel Ramos es de escándalo. Le sobra voz, va sobradísimo con todos los temas, e imprime una fuerza y buen rollo que es contagioso.

A estas alturas, las fuerzas escaseaban, pero la banda levantó a todos con otra de las grandes actuaciones del día.

La primera versión fue la de “Pelayo”, seguida de una entusiasta reacción del público, para de ahí encadenar “Divina providencia”, “La Fuente dorada”, y otras dos versiones recibidas también muy positivamente, “Torquemada”, y “Xana”.

Como guinda, “Sacrificio”.

Buen punto y final a nuestro primer día. Nos fuimos con un extraordinario sabor de boca.

 

 

Como resumen de este primer día, destacar a Arch Enemy por encima de todos, seguidos de Stryper y Alquimia, y como decepción del día, W.A.S.P.

 

A coger fuerzas para el sábado.

Texto y fotos: Juan José Díez

Compartir

Deja un comentario