LA SUITE F – Diamantes brutos

1

LA SUITE F – DIAMANTES BRUTOS

PSM MUSIC

7.75 / 10

En un mundo globalizado donde la información se transmite prácticamente al instante de un extremo del mundo al otro, es prácticamente imposible dar un petardazo musical en cuanto a innovación se refiere. Internet ha posibilitado que los géneros que nacen en un continente se estén escuchando al rato en la otra punta del mundo, las influencias van de un lado a otro, se intercambian, y al final acaban formando una intrincada red que se permeabiliza y se retroalimenta. 

Y en esa amalgama de estilos  podemos enmarcar el primer larga duración de los madrileños La Suite F. Es imposible categorizarlo, mama de mil estilos, es puro eclecticismo, y sin inventar nada consigue un producto terriblemente atractivo, fresco y con la personalidad suficiente para definir un buen punto identitario de una nueva banda.

Las referencias a grupos como Def Con Dos son casi obligadas, y es que esa mezcla de ritmos sincopados, influencias hip-hoperas, todo enmarcado en la esencia más aguerrida puramente metalera recuerdan por momentos a Strawberry los suyos. Aunque una producción más limpia tampoco les habría venido mal, poseen un sonido claro, definido del que disfrutar de esa heterogeneidad que protagoniza sus composiciones. Un arma potente de la banda es la voz de Carla H Iovantti, potente, con carácter y capaz de desenvolverse con soltura es las tesituras más variadas, si hay que rapear se rapea, y si hay que rasgar la voz para que un tema gane agresividad, se hace, y si se trata de dotarle de un caracter más melódico, tampoco hay problema.

Otro de los puntos destacables es la lírica, caracterizada por la inteligencia y un aire contestatario, reivindicativo e irreverente. Si unimos todo lo comentado hasta ahora, tenemos un producto rebosante de armas para convencer, y sin duda alguna,  pese a no haberlos visto todavía en concierto, puedo asegurar que esta música tiene que ser un bombazo en directo.

La Suite F están aquí, y viendo todo lo que aporta este “Diamantes brutos”, están para quedarse. Es la tarjeta de presentación perfecta.

Juan José Díez

Compartir

1 comentario