ANNEKE VAN GIESBERGEN – Everything is changing

1

ANNEKE VAN GIESBERGEN – EVERYTHING IS CHANGING

PIAS

8 / 10

Dar mi opinión de un disco de Anneke es complicado. El mundo de las cantantes heavies/rock comparado con el de los cantantes masculinos es un poco aburrido. Apenas hay unas pocas cantantes que tengan gran personalidad como Doro, Janis Joplin o Angela Gossow, entre otras. La gran mayoría tienen una gran voz pero son extremadamente parecidas. En mi opinión, Anneke, entraría dentro de las cantantes con personalidad, pero es cierto que todavía le queda dar un salto más en su carrera para llegar a ser considerada una verdadera grande.

Si alguien que lee esta crítica no conoce su anterior banda The Gathering, se pierde uno de los mejores grupos a nivel de rock progresivo/alternativo.  Anneke aportó un toque melódico que combinaba perfectamente con el doom que practicaba The Gathering por aquella época. Como suele pasar en las bandas que alcanzan éxito y tienen una cantante femenina, Anneke dejó la banda, y se lanzó a por su carrera en solitario.

Hizo muchísimas y muy interesantes colaboraciones (mi favorita con Daniel Cavanagh de Anathema) y un proyecto que se llamó “Aqua de Anneke”. Este último despistó a muchos seguidores, ya que en su afán de abarcar un mayor abanico de público, se acercó demasiado al pop. Tanto la portada como el video de promoción (malo, malo, todavía sigo sin entender el porqué de un video así), despistaron a los antiguos fans y no creo que atrajera muchos nuevos.

Así que ya en 2012, habiendo sido madre, y con un primer disco no demasiado bien aceptado, Anneke decide relanzar su carrera en solitario ahora con su nombre, “Anneke Van Giersbergen”. Lo primero que llama la atención de este disco es que se acerca más a “The Gathering” que el anterior. Y eso es muy bueno, por lo menos para los que la seguimos desde hace tiempo. Aunque este trabajo no sea demasiado heavy, es mucho más roquero que su anterior disco. A nivel instrumental no hay mucho que destacar, lo que realmente importa es su preciosa voz, y que las canciones son un poco más oscuras.

Hay muchos efectos electrónicos como en “Too Late” o “My Boy”, que generalmente le dan un toque interesante. “Slow Down” me recuerda al grupo ruso “Tatu” aunque más roquero. En algunas canciones la voz también está tratada, como por ejemplo “Take me home” . No queda mal, aporta un toque moderno un tanto pop/indie.

Las composiciones son bastante sencillas y se escuchan muy bien. Gusta a la primera, es agradable, aunque por poner un pero, le falta un poco más para ser el disco definitivo de Anneke. Son canciones dulces y bonitas, medios tiempos, baladas con un toque alternativo y alguna pincelada un poco oscura, pero no hay un “Saturnine” o “Strange Machines”.
He escuchado el disco durante un mes (sí, he tardado un poco en hacer esta crítica) y aunque es muy agradable, después de muchas escuchas (unas 10-15), apenas puedo destacar ninguna canción. Se escucha de un tirón, pero le faltan un par de temas rompedores.

A nivel instrumental, ya he comentado que son un poco simples y que sería interesante un poco más de complejidad (con más protagonismo de guitara y batería y menos de sintetizador), ya que los efectos y ritmos electrónicos a veces se hacen un poco pesados.

Destacar la última balada “ A thousand miles” una gran canción, mi favorita, que como el álbum es simple pero efectiva.

En definitiva, un buen disco, probablemente la mejor voz femenina del heavy rock en estos momentos, totalmente recomendable, aunque confió que el siguiente lanzamiento sea el mejor de Anneke.

Lebiatan

Compartir