CRÓNICA: AVALANCH (Madrid)

1

AVALANCH

MADRID – 3 MARZO

LA RIVIERA

El pasado sábado 3 de Marzo la estrecha relación entre la música de Avalanch y las ilustraciones de Luis y Rómulo Royo alcanzó nuevas cotas, y la obra que han firmado conjuntamente “Malefic Time Apocalypse” se materializó en directo.

Para este evento, las primeras 700 entradas se habían puesto a un precio reducido en venta anticipada, y aunque no se llenó, la sala Riviera presentó una gran entrada. Sin duda, esta afluencia ayudó a que esta sinergia artística estuviera acompañada por el calor que genera un buen número de fans entregados, unos seguidores que englobaban a distintas generaciones, pudiendo encontrar desde gente con la mayoría de edad recién cumplida, a muchos otros más próximos a los 40 que a los 30.

Para la ocasión, tres grandes pantallas compartieron protagonismo con la banda, proyectándose en ellas una sucesión de imágenes de la personal y brillante obra de Luis Royo, sin duda un acompañamiento perfecto a los temas del “Malefic Time..” que coparon la primera parte del show.

Abrieron con “Malefic Time: Apocalypse”, “Baal” y “La Augur”, que si bien transmitieron la fuerza y potencia necesarias, el sonido no fue todo lo pulcro y limpio que se hubiera deseado, una constante esta que se mantuvo a lo largo de toda la actuación. Todos los Avalanch son unos grandísimos músicos y eso se notaba, funcionan como un reloj, y entre ellos me sorprendió ver a un Ramón Lage sintiéndose muy cómodo en las partes más guturales y agresivas, es como si con esta música hubiera encontrado la horma perfecta a su voz.

Siguieron con unas “Lilith”, “Spread your wings”, “Lost in Saint Patrick” y “In the name of god” cortadas con el mismo patrón, música e imagines formando un matrimonio perfecto y  un público recibiéndolo con agrado.

Tras estos cortes fue el momento de realizar un guiño a las viejas canciones de la banda con una elección equilibrada donde tuvieron cabida temas de buena parte de su discografía, comenzando con un emotivo “Vientos del sur”, pasando por “Lucero”, “Niño”, “Alas de cristal”, y terminando con “Mil motivos”, “Aún respiro”, “Pies de barro” y un enérgico “Lágrimas negras” con el que los asturianos emprendieron la retirada.

Llegó el momento de que Luis y Rómulo Royo tomaran la batuta. Hubo que esperar más de la cuenta, y la demora no estuvo exenta de cierto nerviosismo entre el público, pero al final mereció la pena, ya que desplegando un gran lienzo en el suelo comenzaron a aplicar su magia.

Acompañados inicialmente por un solitario teclado a modo de ambientación, Luis y Rómulo Royo creaban una ilustración que crecía al mismo ritmo que se incluían nuevos instrumentos en la ecuación, hasta el punto culminante donde Avalanch al completo acompañaron la conclusión de la obra.  ¿Qué habrían creado? Desde las cámaras no se podía apreciar prácticamente nada, pero cuando extendieron el tapiz, pudo observarse a un guerrero con alas ciertamente espectacular. Puro arte.

Quedaba un poco  más de música, y fueron “9th Shake”, “Marduk”, y “Voices from hell” las que cerraron esta noche llena de talento.

Texto: S.A Sánchez

Fotos: Juan José Díez

Compartir

1 comentario

  1. Enhorabuena por las fotos!!
    El concierto me pareció OK. Me gustaron mucho las últimas canciones con tonos “death”.

Deja un comentario